Vallejo es líder del torneo, mientras que Alianza está entre los coleros. (USI)
Vallejo es líder del torneo, mientras que Alianza está entre los coleros. (USI)

TRUJILLO.- Llora Alianza tu poesía triste. Llora porque la escribes sin luz, agua, con tinta verde y no azul y blanca. Llora porque de vivir Vallejo, el llanto sería peor con un poema más profundo que el 2-0 que recibiste anoche en el Mansiche. Hoy el dolor es tu inspiración.

Porque dolió que Ramos se negara a viajar, que Montaño haya dicho adiós y que de central tenga que ir Édgar González. El popular 'Negro' dejó su querida mediacancha para presentarse en la zaga central al lado de Ascues. Ese desconocimiento del puesto le valió que a los 2' Tenemás errara un mano a mano por dejar espacios. Pero con el correr de los minutos, Alianza se dio cuenta que Vallejo también daba ventaja. Hinostroza se preocupaba más en atacar que en quitar pelotas y De la Haza quedaba huérfano. Por eso el 'Pato' Quinteros pudo vestirse de Montaño.

El mediocampista se asoció con Arroé por la derecha y Bazán por izquierda para asustar a la lenta defensa local (Galván y Solís). A los 7' Quinteros lanzó un derechazo que pasó cerca y a los 27' obligó a Ferreyra a dar un rebote que 'Zlatan' Fernández mandó al poste. Tan increíble como tener la inspiración y negarse a escribir en un pedazo de papel.

Pero saliendo del mundo de las poesías estaba el del fútbol y fue el local el que asustó con disparos desviados de 'Wally' Sánchez (31'), 'Malingas' Jiménez (36') y Landauri (43').

GOL DE POESÍAArrancando la segunda parte otra noticia cruel para Alianza. Lesionado el 'Negro' González y adentro Donny Neyra con lo que el equipo de Pepe Soto pasó a defender con tres (Ascues, Corrales y Jayo). Con el 0-0 casi tatuado y resistiendo hasta la lluvia, solo algo inspirado cambiaría las cosas. Y eso vino desde la pierna derecha de Johan Sotil. A los 62' el 'Cholito' se paró frente al balón en un tiro libre, recitó un verso seco. Directo al corazón pero sin alegría para Libman que ni siquiera se movió.

Para peor, a los 73' Joazinho Arroé se fue expulsado por pisar a Velásquez y Paolo de la Haza, a los 93', liquidó. Las ganas finales no bastaron para empatar. No escribes poesía sin luz o agua. Ni Vallejo lo hizo hace muchos años.