SE HACE EL LOCO. Holmes quiere hacer creer que está demente. (AP)
SE HACE EL LOCO. Holmes quiere hacer creer que está demente. (AP)

CENTENNIAL (Reuters).– La justicia de EE.UU. acusó formalmente de asesinato en primer grado al exestudiante universitario que abrió fuego contra los espectadores de la última película de Batman en una sala de cine de Aurora.

Los fiscales le adjudicaron a James Holmes 142 cargos criminales: 24 por asesinato y 116 por intento de asesinato, más un cargo por posesión de explosivos y otro por cometer un delito violento.

El tiroteo, ocurrido el pasado 20 de julio, dejó 12 muertos y 58 heridos, varios de gravedad.

Holmes fue acusado de dos cargos por asesinato por cada víctima: uno estándar por asesinato en primer grado más uno por asesinato con extrema indiferencia.

Los cargos implican que el autor del ataque podría afrontar la pena de muerte, aunque los fiscales todavía no se han pronunciado al respecto y planean hacerlo si logran demostrar que la matanza fue premeditada.

SABÍA QUE

- La defensa de Holmes podría argumentar que este cometió el crimen sin estar en pleno uso de sus facultades.

- Si la fiscalía y el juez aceptaran ese argumento, el acusado quedaría recluido en un hospital mental de Colorado.