La administración de Abugattás descuidó las tareas legislativas y de fiscalización. (USI)
La administración de Abugattás descuidó las tareas legislativas y de fiscalización. (USI)

"Quien mucho abarca, poco aprieta" reza un conocido refrán que sirve de preámbulo para este análisis de los resultados que muestra, hasta hoy, la gestión de Daniel Abugattás en la Presidencia del Congreso de la República.

Si bien la Constitución señala como funciones de nuestros parlamentarios legislar, fiscalizar y representar, en ese orden, a juzgar por los resultados obtenidos hasta la fecha, la gestión de Abugattás descuidó las dos primeras funciones y aplicó mal la tercera, desarrollando un cuestionable programa Gestores para el Desarrollo Local.

Pese a las críticas que levantó este programa, cuyo trasfondo fue destapado por Perú21, el titular del Legislativo ha reiterado que no cejará en su propósito "de trabajar por los pueblos olvidados".

En la tarea de fiscalizar, no obstante, la hoja de ruta de Abugattás solo se ha fijado en el pasado reciente y se ha olvidado de su principal labor: seguir con lupa las acciones del Poder Ejecutivo.

Durante su gestión se dio luz verde a dos importantes comisiones investigadoras: la que indagará sobre las presuntas irregularidades en la reconstrucción del Ica luego del sismo de agosto de 2007 y la que escudriñará la gestión del expresidente Alan García.

No se ha investigado, por ejemplo, los viajes y conversaciones de Alexis Humala con empresarios y funcionarios rusos. Tampoco se les ha dado mayor énfasis a las continuas denuncias sobre irregularidades en la conducción de Essalud por parte de Álvaro Vidal.

En el tema ético, si bien se ha logrado –con presión de la prensa– la suspensión de tres parlamentarios oficialistas (Omar Chehade, Celia Anicama y Eulogio Romero), al final, para evitar la vergüenza se terminó por blindarlos y no fueron desaforados, con lo cual evitaron las acusaciones constitucionales.

PRODUCCIÓNEn cuanto a producción legislativa, los resultados también le son esquivos. Varias comisiones dejaron de trabajar por falta de quórum y ello retrasó la elaboración de dictámenes para su debate en el Pleno. Prueba de ello son las normas que sobre seguridad ciudadana sigue esperando el país.

En los nueve meses de gestión de Abugattás se ha aprobado 102 normas, que son la suma de 73 leyes y 29 resoluciones legislativas.

Estas cifras distan mucho de las que alcanzaron, en similar periodo de trabajo, anteriores administraciones. Hace 10 años, bajo la presidencia de Carlos Ferrero Costa (Perú Posible), el Parlamento logró la aprobación de más de 220 normas. La gestión de la aprista Mercedes Cabanillas (primer año del quinquenio 2006-2011) aprobó 226 leyes. Y, ello, con menores partidas presupuestales.