notitle
notitle

Mercedes Aráoz,Al.Mercadomaraoz@peru21.com

En México, el ordenamiento legal impide que sus autoridades sean reelegidas. Por ende, los presidentes municipales (alcaldes) suelen durar solamente tres años en el cargo. Así, el mecanismo de rendición de cuentas se debilita, al igual que la capacidad de sanción o premio a través del voto de los ciudadanos, por lo que los alcaldes no tienen ningún incentivo para atender las necesidades de su comuna y, desde el primer día, comienzan a preocuparse de su próxima campaña política para un cargo público. En Perú sí hay reelección de alcaldes, pero hemos inventado un sistema electoral que permite elegir con mayoría simple y, encima, con un sistema de revocatoria a las autoridades. Esto origina que la autoridad elegida tampoco se dedique a hacer su trabajo. Así se pierde la oportunidad de realizar obra pública y generar servicios ciudadanos adecuados. Es el momento de repensar en un sistema político electoral donde prime el interés ciudadano.