notitle
notitle

Nano Guerra García,Opina.21nanoguerra@somosempresa.com.pe

De esa forma, los emprendedores hemos ido desarrollando negocios desde que la necesidad nos golpeó y nuestros cerebros idearon soluciones.

Luego, siempre después, llegan los funcionarios estatales con sus regulaciones –la mayoría, pretextos para cobrar–, los inspectores municipales con sus trabas, y los recaudadores a pedir tributos para un gobierno que finge redistribuir la riqueza.

Sin embargo, la actividad empresarial siempre ha sido y se ha desarrollado territorial o distritalmente. Es en estos espacios comerciales donde se define el futuro de la mayoría de los emprendimientos.

Por eso es clave que tanto los mercados como las galerías, e incluso las cuadras de negocios, se organicen y conformen asociaciones o cámaras distritales de empresarios y comerciantes. Solo así empezaremos a ser respetados, escuchados y a lograr que nos traten como lo que somos: generadores de riqueza.

Por ello, una de nuestras consignas debe ser formar cámaras distritales. Salga usted hoy de su negocio, cruce la calle o entre a la tienda del costado y dígale al vecino emprendedor: organicémonos, solo organizados podremos ser escuchados y podremos mejorar nuestra zona. Así, habremos empezado. Este es el momento.