notitle
notitle

Fernando Cillóniz,Al.Mercadofcilloniz@peru21.com

Lo mismo sucede con ciertos intelectuales y periodistas citadinos que critican la intervención del empresariado en el sector agrario nacional. ¡Qué raro! Esos antis de la agricultura empresarial jamás criticaron la gestión de las empresas azucareras cuando estas se encontraban a cargo de dirigencias corruptas que llevaron a la ruina a esas compañías. Tampoco criticaron lo que acontece en Majes, donde predominan la precariedad y la pobreza; precisamente porque el Estado optó por regalar parcelas pequeñas a miles de pequeños productores que jamás pudieron poner en valor esas tierras arequipeñas. Pura envidia. Eso es lo que veo detrás de las iniciativas como la de limitar las propiedades en el agro o la de derogar el régimen laboral agrario, entre otras. Es evidente. La agricultura empresarial está bajo fuego.