Foto: Nancy Dueñas
Foto: Nancy Dueñas

Patricia Quispe V.pquispe@peru21.com

El excandidato presidencial Pedro Pablo Kuczynski ve con expectativa el desempeño del nuevo gabinete, pero advierte que no le será fácil a Ollanta Humala desprenderse de la izquierda que lo apoyó y a cuyos representantes califica de "dinosaurios". Ante la amenaza de nuevos conflictos sociales, pide "mano dura dentro de un guante de seda".

¿Cuál es su impresión sobre los primeros días del nuevo gabinete?Creo que se ha progresado bastante, se ha logrado calmar el tema de Cajamarca, que era el principal problema, y también se han calmado otros frentes regionales. Ahora viene el próximo paso que es arreglar lo de minas Conga, el sistema de canon que no está funcionando bien, pero son reformas que toman tiempo y van a requerir el apoyo del Congreso.

Usted tiene una propuesta: 'Opción Alaska', que conjuga el manejo gerencial del Estado con la entrega directa de dinero a los pobladores. Hay que partir del hecho de que la participación de algunas regiones y municipalidades en el canon y en las regalías, por ejemplo de Camisea, que le da al Cusco US$ 1 millón aproximadamente por día, no están funcionando bien porque esa plata o no se está invirtiendo o no se está invirtiendo bien, porque las regiones no tienen la capacidad de llevar a cabo estos proyectos. Si no fuera así, no habría necesidad de otra propuesta, pero como ese no es el caso hay que explorar otras alternativas. Una de ellas es el 'Sistema de Alaska', donde todos los residentes reciben una parte de las regalías petroleras a través de cheques.

¿Cómo lograr, en lo inmediato, que las regiones inviertan el dinero del canon, que lo hagan bien, y que la población sienta el beneficio?Es un proceso que va a tomar tiempo. Hay que dar asistencia técnica a las regiones, el Ministerio de Economía y Finanzas debe tener personal en las regiones, pero eso va a tomar un mínimo de cinco años. Mientras tanto podemos intentar con un sistema como este de Alaska. Ahora, habría las críticas de que es una dádiva, que se van a gastar toda la plata en cerveza, luego dicen que el marido le va a pegar a la mujer para sacarle la plata, pero en el caso del programa Juntos se demostró que dar dinero a las madres de familia funciona; ese tema es solucionable.

Se anuncia una escalada de conflictos sociales para el próximo año en el sur donde, paradójicamente, el presidente tuvo mayor apoyo. ¿Cómo ve el panorama?Mucho de esto proviene de dos cosas. Una es que todavía queda un bolsón de pobreza del 30% más o menos, de gente que no tiene un trabajo formal; la otra es que hay un grupo de dirigentes agitadores que se han autonombrado como tales y que nadie eligió. A Wilfredo Saavedra en Cajamarca, a Walter Aduviri en Puno nadie los eligió, pero se ponen al frente de rebeliones de las cuales creen que van a sacar provecho. Hay que dialogar con gente que represente a agrupaciones; mano dura dentro de un guante de seda, nada de palo, ni bala, pero sí hay que demostrar autoridad, y creo que aquí, lamentablemente, no hay autoridad; en el Perú no hay autoridad…

¿Hubo falta de autoridad para enfrentar el conflicto por el proyecto Conga?No. Ahí el presidente de la región agitó los ánimos. También el tema del agua, que es una cosa sagrada en el mundo, no se explicó bien. Esas lagunas son metalizadas por composición geológica de esos sitios, son completamente inservibles, y si uno alimenta una vaca con eso, esta se enferma o se muere.

Pero contribuyeron las discrepancias públicas entre los miembros del gabinete…Sí, pero eso se ha corregido. Ahora, con este cambio ministerial, hay gente en el sector muy conocedora del tema de protestas sociales. El nuevo ministro de Energía y Minas, Jorge Merino, ha sido funcionario en Proinversión, durante años hemos trabajado con él para apaciguar el tema de Las Bambas, ahí trabajó René Cornejo; y Merino pasó meses y meses en Las Bambas, que ahora vemos que es un proyecto viable. Es perfectamente factible tener minería sin conflictos, pero hay que trabajarlo.

¿Cree que el gabinete ahora está más afiatado, que la orquesta va a tocar mejor?Yo creo que va a tocar con mejor unidad, y ojalá este gabinete dure porque los gabinetes no pueden cambiar cada cinco meses como ocurría en Francia e Italia.

¿Considera que hay una militarización como dice Toledo?No, no. No pienso eso. Obviamente Humala ha tenido una carrera militar, (Óscar) Valdés, el primer ministro, también hace más de veinte años, yo también he ido a un colegio militar y nadie me ha acusado de militarización (sonríe). Hay que pensar en la gobernabilidad, y en eso creo que Toledo tiene razón. Yo creo en la libertad de expresión, en la libertad de los medios que es la mejor garantía de que esto va a funcionar bien.

¿Y ayuda a esta gobernabilidad que el aliado y garante le retire el apoyo al gobierno?Esa es una decisión que él (Toledo) ha tomado, es su decisión. Evidentemente el Congreso va a tener un reacomodo de quién apoya a quién. Nuestra bancada de Alianza Por el Gran Cambio es la más pequeña, tenemos solo el 10% de congresistas, y tiene como consigna apoyar lo que nos parece bueno y criticar lo que nos parece no tan bueno. Creo que en un Congreso tan dispar y con tantos grupos esa es la única postura racional.

¿Cree que esta reacción es porque Toledo no supera aun su derrota electoral?No voy a opinar sobre él. Yo he tenido el privilegio de ser ministro en la mayor parte de su gobierno, él me dio esa oportunidad, demostramos que se podían hacer las cosas. Creo que fue un gobierno exitoso el de Toledo y está bien. Qué se hace después es otro tema ¿no? (Sonríe).

¿Después de una campaña electoral áspera han tenido ustedes la oportunidad de volver a conversar?Por el momento no hemos conversado. Creo que en la campaña algunos de sus asesores dijeron cosas absolutamente insultantes hacia mí, incluyendo un señor que ha sido ministro cuatro meses, y que ahora se ha tenido que ir; a mí me pareció lamentable llegar a ese nivel, traté de no entrar en ese tipo de debates.

¿Como observa el alejamiento de la izquierda del Gobierno? Los grupos de centro izquierda le dieron a Ollanta Humala un apoyo muy importante en su campaña; no es tan fácil desprenderse de ellos, va a tener que llegar a un arreglo. También Toledo lo apoyó en la segunda vuelta, y ciertamente fue un factor en la victoria electoral del presidente.

¿Este distanciamiento garantiza que Humala seguirá la hoja de ruta? Lo que llamamos izquierda en el Perú no es una izquierda moderna, son más bien dinosaurios. Todos sabemos quiénes son, además están en una era que nunca ha existido, piensan que con eso el Perú va a progresar y no va a ser así. El grueso de la población sabe que el desarrollo económico sin inflación requiere inversión, que estos señores –que representan un porcentaje ínfimo– pregonan un mensaje que está completamente superado en el mundo

Precisamente la última encuesta de Datum señala que el 56% de peruanos le pide moderación a Humala, ¿Cómo se puede lograr?La mejor manera de reforzarlo es con resultados, manteniendo el ímpetu, el desarrollo económico, haciendo obras de infraestructura. El Ministerio de Energía y Minas, antes de que entre (Jorge) Merino, frenó una serie de concesiones que están pendientes.

¿El distanciamiento de Humala de Toledo y de la izquierda, lo obligará a voltear la mirada hacia el fujimorismo?Yo no soy político, no soy experto en eso. Evidentemente debe haber un reacomodo de fuerzas parlamentarias. Gana Perú tiene 47 miembros, Perú Posible tenía 21 y ahora tiene 20, pero están divididos en grupos 10-10, hay otros grupos y están Carlos Bruce y lo que queda del Apra parlamentaria.

¿Y se puede lograr consensos cuando el oficialismo califica de traidores a quienes no votan en su misma línea?Esos son adjetivos que es mejor no usar. Parte del tema es que se presentan proyectos el día lunes y se espera que se voten el jueves, bien difícil. En un Parlamento ordenado se presentan las cosas, van a comisiones, se mejoran, se llega a transacciones y luego se aprueban. Hay que realinear el Parlamento.

¿Postulará nuevamente a la Presidencia en 2016?Creo que es muy prematuro hablar de eso en este momento. El papel que tenemos las personas que participamos de alguna manera en la vida pública, sin ser parte del gobierno, es informar a la opinión pública, fijar algunas posiciones, que en mi caso son sobre el tema económico.

¿No lo descarta entonces?No voy a decir si descarto o no descarto, creo que es muy prematuro hablar de eso.

¿Ve con entusiasmo la posibilidad de un partido propio?Es también muy prematuro hablar de eso. Sí creo que los jóvenes del Perú están buscando alguien que refleje su punto de vista que es progresista, y yo sí estoy dispuesto a hacer eso, pero eso es un movimiento, no un partido.

De otro lado, ¿qué opina sobre la posibilidad de un indulto a Alberto Fujimori?Siempre he dicho que si está enfermo mortalmente lo cristiano es darle la oportunidad de ir a su casa. Pero un indulto diciendo: "Te perdonamos lo que has hecho, ya estás complemente libre"', no me parece el camino; los abogados verán cuál es la fórmula.

¿El protagonismo de Nadine Heredia en el gobierno es favorable o contraproducente para su esposo? Ella tiene incluso más aprobación que él…Ella es una persona joven, atractiva, muy articulada, y está bien que diga lo que piensa. ¿Pero a quién se eligió? A Humala, no a Nadine. Entonces, al final es el presidente quien va a hacer las cosas. En Argentina, que tiene leyes electorales muy distintas a las nuestras, Cristina Fernández era la esposa (del presidente Néstor Kirchner), luego él la puso de presidente, y después él se murió y ella ha surgido como actor político muy importante por el enorme crecimiento que hay en Argentina y la simpatía por su viudez.

Es válido entonces pensar que su exposición mediática se relaciona con sus aspiraciones presidenciales…Puede ser, pero el Perú no es una monarquía, no vamos a heredar el trono por ser el esposo, el hermano, el hijo o lo que fuera.

TENGA EN CUENTA

- En opinión de Kuczynski, es "deseable" que el Gobierno actúe con más transparencia respecto de la contratación del controvertido asesor presidencial Luis Favre.

- Refirió que hay muchas críticas a la actual conducción del Poder Legislativo. "Un congreso más moderno tiene más manejo en comisiones y menos en el Pleno", enfatizó.

- Sostuvo que la recomposición de fuerzas en el Gobierno obligará a un reacomodo legislativo.