Presentaron menos males respiratorios. (Internet)
Presentaron menos males respiratorios. (Internet)

familia@peru21.com

Por mucho tiempo se pensó que los recién nacidos que tenían contacto con mascotas podían desarrollar algunas enfermedades respiratorias. ¡Falso! Un estudio realizado por la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP por sus siglas en inglés) demostró lo contrario.

Dicha institución realizó un seguimiento –durante 29 meses– a 397 niños de Finlandia, desde que estaban en el vientre de sus madres hasta que cumplieron el primer año. Estos pequeños tuvieron en casa un gato o un perro. Los resultados que arrojó el estudio fueron sorprendentes.

El equipo comprobó que este grupo presentó menos síntomas y males relacionados con las infecciones respiratorias de lo que comúnmente suelen padecer los menores en esta etapa de la vida.

Una de las principales conclusiones a la que llegaron los especialistas fue que estos animales contribuyeron notablemente a desarrollar el sistema inmunológico de los bebés.

También demostraron que el índice de mortalidad infantil se redujo entre los pequeños que convivían con estas mascotas.

A esto habría que agregarle el efecto protector que mostraron hacia los niños tanto los perros como los gatos (claro está que, por su naturaleza, los segundos son más independientes que los primeros).

DATO

- Un estudio de la Universidad de Liverpool mostró que los perros ayudan a las embarazadas a mantenerse en constante actividad física.