La comediante indicó que no le gusta Twitter. La protagonista de agregó que la mayoría de personas son demasiado aburridas para usar el microblogging.

En un segmento de NBC titulado Ask Tina (pregúntale a Tina), la actriz sugirió que los usuarios reciban una licencia que indique si están capacitados o no para tuitear.

"Creo que se debería tener una licencia para usar Twitter porque la mayoría de personas son tan aburridas que deberían callarse", explicó.

Además, se ofreció como voluntaria para otorgar las licencias.