Los vecinos de Cottesloe, de la ciudad australiana de Perth, se sorprendieron la tarde del viernes al observar este supuesto meteorito caer en el océano.

Según informa Courier Mail, .

No se descarta que el rastro haya sido en realidad dejado por un avión. Testigos del hecho captaron imágenes y las compartieron en Twitter y YouTube.

Daniel Jongue, administrador de un café, contó al medio australiano que notó la aparición del objeto en el horizonte "después del atardecer". La estela de fuego tardó 20 minutos en disiparse.