ReportuitApenas alzó el trofeo que los Gigantes ganaron en el , miles de fanáticos estallaron de júbilo en la 'Gran Manzana'.

El desfile en honor a los se inició en el extremo sur de la ciudad hasta llegar al edificio del ayuntamiento. Los jugadores de fútbol americano fueron vitoreados por sus fanáticos, quienes asistieron a su recibimiento vestidos de pies a cabeza con los colores azul y blanco de su equipo.

Entre algunos hechos propios de la fiebre de los fanáticos, casi la mitad de los estudiantes de una clase de una escuela de secundaria de Long Island se ausentó. "Había que estar acá, todos juntos, en este desfile", dijo Mike King, de 16 años, a la agencia AP.

Sin duda, un recibimiento que se apoderó hasta de los rascacielos de la ciudad, desde donde los cuales la gente no dejó de lanzar confeti.