El exjefe de economía global de Barclays se reunió con la primera dama el año pasado, pero asegura que esta no le ofreció un cargo. (Rafael Cornejo)
El exjefe de economía global de Barclays se reunió con la primera dama el año pasado, pero asegura que esta no le ofreció un cargo. (Rafael Cornejo)

Alicce Cabanillas (@alicce en Twitter)Ha llegado al Gabinete para quedarse. Al menos, ese es su deseo. Es uno de los economistas peruanos con mayor éxito internacional y, tras dirigir la unidad de análisis macroeconómico de uno de los bancos de inversión más importantes del mundo, ha vuelto al Perú porque le ha llegado la hora "de poner la cara al sol", asevera.

¿Por qué un técnico con éxito global decide dejarlo todo para trabajar en el sector público, donde el pago es menor y el cargo inestable?Dejé definitivamente Barclays hace un año, pero vivo en el Perú hace cuatro años porque mi familia decidió retornar. Desde marzo de 2013, no he vuelto ni a Londres ni a Nueva York, cuando antes iba cada dos semanas. Y me dediqué, junto a José Gallardo, a escribir el libro: Qué se puede hacer con el Perú, el cual evidencia mi interés por las políticas públicas. Formé, además, una empresa de manejo de inversiones, pero ante la invitación del presidente (Ollanta Humala) y la oportunidad de contribuir al país, sentí que es lo quiero hacer. No he hecho cálculos de los niveles de riesgo e ingresos, pero mi padre decía que en algún momento hay que poner la cara al sol.

¿Lo contactó el presidente? No, me contactó un funcionario del Ministerio de Economía, quien es muy amigo mío. Esto ocurrió hace 15 días y vi al presidente el domingo, tuvimos muy buena química.

Se rumorea que fue la primera dama quien lo contactó, por primera vez, en setiembre del año pasado…Hablé en algún momento con la primera dama (Nadine Heredia), pero no fue en esa fecha, fue mucho antes. La prensa ha especulado bastante.

¿Y le propuso ser ministro?No. Nos reunimos para conversar sobre el libro y sobre el rumbo de la economía. Pero también he hablado con Miguel Castilla (ministro de Economía) miles de veces. He estado en el MEF (Ministerio de Economía y Finanzas) 10 o 12 veces en los últimos meses. He formado parte de la comisión fiscal que estima las reglas fiscales estructurales, siempre contribuyendo porque creía que era mi obligación. Mi relación con Castilla surgió a raíz de un encuentro que tuvimos en octubre de 2011, cuando ambos retornábamos de Nueva York a Lima. Desde ahí me invitó a ir al MEF a hablar de política y economía internacionales.

¿Alguna vez lo invitó a ser su viceministro?No, solo me convocó para participar de la comisión fiscal, la cual integre con Bruno Seminario y Waldo Mendoza.

Su libro plantea hacer ajustes en el modelo económico porque no está llevando al país al desarrollo. Ahora en el Gobierno, ¿sigue pensándolo?Hemos tenido un desarrollo macroeconómico espectacular y un desempeño menos espectacular en otras variables como productividad, empleo, distribución, igualdad de oportunidades e ingresos. Esto se explica por el mismo modelo –que tiene efectos positivos y no tan positivos– y por la falta de políticas públicas que compensen; y que son consecuencia de un estado débil e ineficiente. Lamentablemente, en las variables en las que estamos peor son las que más importan en el largo plazo, por eso sugerimos hacer ajustes. De hecho, el Perú alteró su modelo con este Gobierno con la nueva política social. Antes había más idea de piloto automático. Ahora, hay que seguir haciendo ajustes a una tasa acelerada para maximizar las posibilidades de desarrollo.

Desde Produce, ¿qué ajustes se pueden hacer? El debate en su sector estuvo concentrado en pesca.Ha habido un desproporcional enfoque en Pesquería, por parte de los medios, sobre la labor de esta cartera. Los objetivos de mi gestión son terminar el reordenamiento pesquero, darle más importancia a la diversificación industrial y apoyar a la formalización de las mype, lo cual es un tema muy complejo. En el largo plazo, estos dos últimos son los más importantes. En pesca, espero estar en piloto automático.

¿No habrá cambio en la política pesquera?Habrá una continuidad, el Decreto 005 tiene cosas favorables, pero como no se cumplía a cabalidad, se han generado problemas. No habrá modificación en las cuotas a menos que aparezca técnicamente una razón. Y como se requiere fortalecer a este sector en supervisión y fiscalización es necesario 'fondear'. Por ello, vamos a aumentar los derechos de pesca. Todos los analistas independientes consideran que son muy bajos. Se paga una renta 'ricardiana', seis dólares por tonelada métrica.

Su antecesora, Gladys Triveño, aseguró que hay un fuerte lobby empresarial pesquero, ¿no teme enfrentarlo?Esperaría ecuanimidad en el sector empresarial y mucho respeto; que la comunicación se mantenga como en un diálogo y no a través de los medios. Me he reunido, el martes, con representantes de la Sociedad Nacional de Pesquería, me acompañó el viceministro de Pesquería Paul Phumpiu, a quien he ratificado en su cargo. Tuvimos una conversación respetuosa.

Dijo que uno de los problemas que no ha solucionado el crecimiento es la desigualdad en ingresos, ¿un aumento en el sueldo mínimo ayudaría?Lo único que podría justificar un incremento sería una mejora en la productividad. Lo que ocasiona esta desigualdad en los ingresos es la desigualdad de productividades. En amplios segmentos de la población, los trabajadores son muy poco productivos. Esto hay que mejorarlo y, a la vez, generar oportunidades en educación y salud. Este Gobierno ya ha aumentado el salario mínimo de manera significativa. Hacia futuro, los incrementos deben ser justificados para que no sea demagogia.

¿Ya está listo el plan nacional de desarrollo industrial?Existe un muy buen borrador, que está siendo discutido por distintos ministerios. Tiene aspectos muy positivos y otros por ajustar. Espero trabajar muy fuerte en ello, pues la diversificación productiva y el crecimiento de la industria manufacturera son prioridades de este Gobierno. El plan acepta que el mercado tiene fallas y la política industrial moderna apunta a compensarlas con parques industriales, clúster y repatriación de peruanos en el exterior.

Las empresas se quejan de sobrecostos tributarios, ¿el plan contempla reducirlos?Cualquier incentivo tributario resulta en una reducción de ingresos. Eso significa menos dinero para financiar al Gobierno. Queremos que la informalidad se reduzca de manera sustancial. Esto es muy difícil en el corto plazo. Lo que sí se puede hacer es reducir los costos burocráticos, que son excesivos y pura ineficacia. Veremos cómo avanzar con el Ministerio de Trabajo pues también hay sobrecostos laborales. Se han dado normas, por ejemplo, para aumentar las evaluaciones médicas, que tienen muy buenas intenciones, pero terminan asfixiando.

¿Reemplazaría al ministro de Economía en julio?No pues. Esos son rumores. Estoy súper enganchado con las ideas que tenemos para el sector. He venido para quedarme por el resto de este Gobierno, si el presidente lo permite. Por eso, he convocado a José Gallardo, coautor de mi libro, para que me acompañe.

TENGA EN CUENTA

- Hay un listado de industrias potenciales para iniciar la diversificación del país como acuicultura y metalmecánica, dijo Ghezzi. No dio más adelantos pues el plan del sector no es oficial.