El congresista , involucrado en los llamados , respondió a su hermana, Keiko, y a la bancada de , tras acusarlo de querer comprar votos para evitar la vacancia del entonces presidente .

En un video difundido en la cuenta de Twitter del programa periodístico Día D, Kenji sostiene que no es “un corrupto”, y que Fuerza Popular busca desaforarlo, a él y a dos legisladores de su bloque, para recuperar la mayoría parlamentaria que perdió en base a disidencias.

“Desaforar congresistas para recuperar a cualquier costo la mayoría absoluta del Congreso. Estos últimos días han sido muy duros para mí, lo único que les puedo decir es que no soy ni frío ni distante, y mucho menos un corrupto”, dice Kenji en la grabación.

La denuncia, presentada el 20 de marzo último, cuatro días antes de la votación de vacancia, fue un golpe bajo a su familia, según indicó. Culmina expresando que “esto no se trata de una lucha contra la corrupción, sino de una lucha por el poder”.

“Este golpe bajo ha afectado a mi madre, a mi padre y a los peruanos que confían en mí. Esto no se trata de una lucha contra la corrupción sino de una lucha por el poder. El Perú no merece esto”, finalizó Kenji Fujimori

El menor de los Fujimori aclaró que nunca buscó al congresista Moíses Mamani y rechazó la palabras de su colega Bienvenido Ramírez, de quien espera esclarezca sus intervenciones difundidas en el video.

REPARTIJA EN COMISIÓN DE PRESUPUESTO

En una ampliación del video difundido en redes sociales, Kenji Fujimori afirmó que cuando se habla de las obras en las grabaciones, se refiere a la "la repartija de obras de la comisión de presupuesto del Congreso".  

"La comisión asigna presupuestos arbitrariamente y lo viene haciendo desde hace dos años. Se ha repartido obras por el valor de 5 millones de soles a cada parlamentario de Fuerza Popular con su lista de proyectos en mano", aseguró el parlamentario.

Más adelante agregó que se someterá a las investigaciones. "Seré testigo en los casos que sea necesario y demostraré quiénes son los corruptos", afirmó.