Remuneración Mínima Vital (USI)
Remuneración Mínima Vital (USI)

Luego de que el Ejecutivo anunciara que revisaría la , han tildado al gobierno de de populista. Sin embargo, esta práctica no es ajena a Palacio. De hecho, durante las gestiones de los ex mandatarios , Alan García y Ollanta Humala, se incrementó el sueldo mínimo tres veces. ¿Tuvo esto un impacto positivo en su aprobación? Seguro no como se cree.

A LA BALANZA

En términos generales, no existe una relación directa entre la mejora salarial y la popularidad del presidente. En palabras simples, lo primero no influye necesariamente en lo segundo. La data apunta que el efecto del dinero en este campo es incierto, o en cualquier caso solo un paliativo.

Empezando por el periodo de Toledo, en el que hubo ligeros incrementos de aprobación (de dos a tres puntos) tras aumentar el sueldo mínimo, pero a los pocos meses cayó de nuevo. Salvo en la tercera oportunidad, seis meses antes de que termine su gobierno, cuando sí representó un repunte constante y pasó de 14% en enero de 2006 a 45% en julio de ese mismo año.

Analisis.21: Más me pagas, ¿más te quiero?
Analisis.21: Más me pagas, ¿más te quiero?

Para García, la implementación de tal medida no resultó prometedora. La primera vez que elevó la Remuneración Mínima Vital vio una mejora; no obstante, en las siguientes dos veces que la aplicó no corrió con la misma suerte, y su popularidad continuó descendiendo en los meses que siguieron.

Solo hay un caso particular en que la aprobación presidencial incrementó considerablemente luego de que se aumentase el sueldo mínimo: Humala en sus primeros meses como jefe de Estado. Pasó de 55% en agosto de 2011, a 65% en setiembre. Ojo, esto pudo haber sido consecuencia del periodo de “luna de miel” que atravesaba el presidente a inicios de su gobierno. Así, los dos aumentos que siguieron no representaron el mismo éxito para Humala, aunque le ayudó a mantener su popularidad, así como a conseguir un leve repunte hacia el final de su mandato.

SUMAS Y RESTAS

Vale recalcar que Humala fue el presidente que más se benefició con el incremento del sueldo mínimo. Posiblemente debido a que a su vez fue quien más lo elevó, en un rango de S/75 a S/100 de aumento, dejándolo en mayo de 2016 en S/850.

En cambio, García fue menos generoso en ese sentido –lo alzó en un rango de S/20 a S/30– y quien gozó de menos réditos gracias a tal medida. Más que la voluntad de aumentar, importa el monto de dicho incremento.

SIN RECETA

Por otro lado, si analizamos los momentos en que los últimos tres ex jefes de Estado decidieron subir la Remuneración Mínima Vital, notamos que no existe un patrón predeterminado para ello respecto a su aceptación.

Es decir, en algunos casos aparentemente se ha utilizado para intentar frenar un bajón en popularidad, en otros para buscar un repunte o sacar provecho de una situación ventajosa. Sin embargo, el aumento del sueldo mínimo no tiene realmente un efecto pivotante en la aprobación de un mandatario.

Cómo le resulte al presidente Kuczynski dependerá del contexto político y socioeconómico del país; asimismo, del provecho que este logre sacarle.

CIFRAS

- S/500 fue el monto que dejó el presidente Alejandro Toledo como sueldo mínimo tras su gobierno.

- S/580 era la Remuneración Mínima Vital cuando Alan García salió de Palacio a mediados de 2011.