Los estragos de la naturaleza cobraron sus primeras víctimas en la región . Dos niños murieron, tres personas están desaparecidas, cuatro quedaron heridas -todos integrantes de una familia- y más de 500 damnificados dejó las inundaciones a causa de las intensas lluvias que cayeron dos días seguidos en este departamento. Así lo informó el ingeniero Levis Macedo Vásquez, coordinador del Centro de Operaciones de Emergencia Regional (COER) de San Martín.

Las inundaciones se concentraron en el Alto Mayo, específicamente en el centro poblado Nuevo Sinaí donde la madrugada del jueves las precipitaciones activaron el río Ocheque y el posterior desborde. Como consecuencia de ello varias viviendas se derrumbaron. Una de las cuales fue el de la familia Domínguez. Ahí murieron los hermanitos Sabi Alonso (2) y Karem Briana Domínguez Hoyos (4).

Zenaida Hoyos Coronel (28), Esther Núñez Hoyos (10) y un niño de 4 años, se encuentran desaparecidos. Ellos fueron arrastrados por el cauce. En tanto, los esposos Sabino Dompinguez Aguilar (42) y Elke Hoyos Coronel (36), padres de los menores fallecidos, resultaron heridos y se encuentran internados en el hospital de Moyobamba.

El golpe de la naturaleza dejó calles y viviendas inundadas. Arrasó con árboles, carreteras y puentes.

De acuerdo a la evaluación de daños del COER por el momento se ha reportado 150 viviendas afectadas, más de 500 afectados (ver recuadro).

El Gobierno Regional de San Martín desplazó maquinaria para liberar caminos como el que conecta a San Marcos con Soritor, además de repartir víveres, alimentos, pertrechos y ropa para los damnificados, desde los almacenes del COER.

“Esperamos desastres mayores. Se hizo la verificación con el personal del Indeci (Instituto Nacional de Defensa Civil) y autoridades locales. Hemos evacuado heridos y hasta el momento hay dos niños fallecidos, dos heridos, tres desaparecidos, pero puede haber más con el transcurso de las horas. Preparémonos para lo peor porque las lluvias recién empiezan. Esto es, en buena parte, responsabilidad de quienes deforestan, por eso vienen las palizadas”, alertó el gobernador regional, Pedro Bogarín.