FALTÓ MÁS SABOR. Patricia Juárez (por el Sí) y Eduardo Zegarra (por el No) abrieron el debate. (JNE)
FALTÓ MÁS SABOR. Patricia Juárez (por el Sí) y Eduardo Zegarra (por el No) abrieron el debate. (JNE)

Fue un debate incompleto y accidentado. La ausencia de dos representantes de los promotores de la revocatoria, Miguel Tudela y Luis Saldaña, frustró la expectativa para que el elector limeño conozca los argumentos de quienes promueven la salida de la alcaldesa de Lima, Susana Villarán, y de los que defienden su permanencia en el cargo.

Patricia Juárez, única representante que llegó a la Escuela Electoral del Jurado Nacional de Elecciones, sede del debate, se retiró al término del segundo de los seis bloques previstos en la pauta y denunció que el teniente alcalde Eduardo Zegarra y los regidores Marisa Glave y Marco Antonio Zevallos se opusieron a que reemplazara a sus colegas ausentes.

"Esto es un acto arbitrario por parte de Fuerza Social, por parte del colectivo por el No y del Jurado Nacional de Elecciones, que sabían bien que la única participante iba a ser yo. Lamentamos realmente que haya ocurrido esto y creemos que no hay una equidad en el trato a las partes", afirmó Juárez a su salida del JNE.

NO PUEDE QUEDARSEEl pleito empezó cuando al término del segundo bloque Juárez solicitó que se le permitiera seguir participando en reemplazo de Saldaña y de Tudela.

Sin embargo, los representantes del No exigieron que se respetara el acuerdo suscrito. El JNE emitió un comunicado precisando que tanto Saldaña como Tudela habían sido inscritos como expositores y que el acuerdo fue ratificado ayer en la mañana. Sin embargo, ambos ni se aparecieron. Juárez admitió que Tudela no se había preparado.

"La señora no puede participar, tiene que retirarse. ¿Por qué la siguen maquillando?", habría dicho Marisa Glave cuando Juárez pidió continuar en el debate y según la versión de esta última.

La representante del Sí abrió el debate e hizo un recuento sobre las principales deficiencias en la gestión de Villarán. Entre ellas la carencia de un programa para contrarrestar la inseguridad ciudadana, el alza en el precio del pasaje en el servicio del Metropolitano, la mentira sobre la construcción de escaleras (apenas hizo 167 pero dijo que había construido 1,200), la frustrada puesta en marcha del servicio de patrulleros con el escándalo de las circulinas alquiladas, la entrega de obras a empresas brasileñas y la falta de fiscalización a su gestión por parte de los regidores de Fuerza Social.

Frente a ello, Zegarra y Glave replicaron que la revocatoria significará un salto al vacío para la capital y que el proceso responde a intereses políticos de quienes perdieron en las urnas. Advirtieron que Lima perdería una inversión de 7 mil millones de soles, además de tener cuatro alcaldes en dos años.

RAZONES DEL SÍ

- Villarán no lideró la lucha contra la inseguridad ciudadana tal como lo prometió en la campaña. No hay puestos de auxilio rápido ni escuela de serenos.

- Entregó la administración de peajes a una empresa brasileña sin que haya invertido un sol.

- Permitió el alza a 2 soles en el pasaje del Metropolitano y pagó S/.200 millones a los operadores.

RAZONES DEL NO

- Se ha promovido la inversión privada por 7 mil millones de soles para obras de infraestructura.

- Se inició la reforma del transporte público y se construyó cuatro hospitales donde se expende medicinas a bajos precios.

- Se ejecutó el mantenimiento de 300 km de vías y se ha promovido programas como Barrio Mío y Chicos y Chicas chamba.