notitle
notitle

Juan José Garrido,La opinión del directordirector@peru21.com

Por las declaraciones del presidente Humala y la convicción con la cual se cierra en su lenguaje, verbal y corporal, quedan dos cosas medianamente claras: la primera es que cuentan con los votos para pasar la prueba final, hoy, ante el Congreso; y la segunda es que tendremos que acostumbrarnos a ese estilo porque él no va a cambiar.

Salvo que estén en el desvarío típico de la negación, es muy probable que, en efecto, el gobierno cuente con los votos necesarios para que el Gabinete Jara prosiga sus funciones de manera formal. Por ello, imaginamos, se dan el lujo de minimizar los cuestionamientos de la oposición y se niegan a ceder en cualquier reclamo.

Esto, ya lo hemos advertido, es una señal que debemos tener en consideración en lo que resta del mandato. La pregunta es qué harán cuando dejen el gobierno en Julio del 2016: ¿quién defenderá las decisiones de este gobierno cuando ya no tengan la sartén por el mango? Es una pregunta válida; según las encuestas y una lectura educada de nuestro ecosistema político, lo más probable es que uno de sus principales opositores los suceda en Palacio.

¿Qué debemos esperar del Gabinete Jara? En principio, el optimista esperaría una evaluación (educada manera de decir relevo) de algunos ministros, así como ciertas señales de independencia. Pero todos sabemos que eso no ocurrirá. Y no porque la premier Jara no lo desee, sino porque no se lo permitirán en Palacio. Este gobierno ha sabido deshacerse pronto de cualquiera con ideas propias, así como ha premiado a todo aquel que sepa agachar la cabeza y proseguir bajo la sombra. Discutir sobre ese estilo es inocuo, estéril y aburrido.

¿Qué debemos hacer en este escenario? Pues como bien nos aconseja Julio Cotler en nuestra última entrevista dominical, estamos condenados a ser optimistas; si no es con este gobierno, al menos con nuestro futuro. Quedan, restando los meses electorales, poco menos de un año y medio de gobierno. Empecemos a pensar en el futuro.