notitle
notitle

¿Sobrevivirá Figallo a esta tormenta? Es que este ministro ya "lleva plomo en el ala", como dicen los cazadores de las aves cuando hieren a una de estas y se limitan a esperar a que caigan (y el apellido Figallo recuerda al urogallo, un ave europea muy cotizada para la caza). Por mucho menos tuvo que renunciar el ex premier René Cornejo en julio pasado, ampayado en una colegial conspiración para desprestigiar a Vitocho García Belaunde con tonterías. Lo de Cornejo no pasaba de una bronca personal y hasta movía a risa que buscase su propósito con una propina –como "adelanto"– de 1,800 soles. Aquí ya hablamos de algo muchísimo más serio, de aparentemente toda una maniobra de Figallo para encubrir a Martín Belaunde, un prófugo de la justicia muy cercano a la pareja presidencial, que andaba implicado en negocios turbios y que también integraba la red de Orellana. Un cínico responderá que el ministro Mayorga sigue impertérrito en el gabinete a pesar de que también fue rochosamente protagonista de un evidente conflicto de intereses con Interoil. Allí era un tema empresarial, sin corrupción aparente. Lo de Figallo es más serio. Pero es muy posible que el militar Humala trate de mantenerlo en el gabinete, pues no va a querer dar muestras de debilidad, al mismo tiempo que le debe costar mucho deshacerse de alguien tan leal –y que le sabe tanto…– como Figallo. Posiblemente se trate de distraer la atención de este caso, sea reventando un nuevo escándalo, atacando al Apra y al fujimorismo desde Diario Uno, D-16 y otros medios oficialistas o semioficialistas (La República). Les será difícil, porque Vilcatoma y Salas tienen coraje (¡y les encanta el protagonismo!). Un último dato: el nuevo procurador Joel Segura no solo fue secretario general del juez San Martín en el PJ, sino también su asistente de cátedra en la PUCP.