No importa el sexo. Locales son abarrotados por jovencitas. (David Vexelman)
No importa el sexo. Locales son abarrotados por jovencitas. (David Vexelman)

El alto consumo de alcohol y drogas entre jóvenes tiene relación con el fácil acceso a estas sustancias. Milton Rojas, especialista de Cedro, explicó que, en la actualidad, no es necesario que un menor tenga mucho dinero para drogarse o embriagarse.

Mencionó que, por ejemplo, un gramo de cocaína puede encontrarse a S/.8, mientras que una cápsula de éxtasis, a S/.15.

"¿Cuál es el secreto? Que estos estupefacientes son adulterados por las mafias. Un muchacho que compra este tipo de drogas no sabe cuántas sustancias mortales está consumiendo a la vez", indicó a Perú21.

PELIGROSO CONTRABANDORespecto al licor y los cigarrillos de contrabando, Rojas señaló que los últimos estudios de Devida demuestran que los nuevos consumidores de estos productos son adolescentes de entre 14 y 18 años.

Explicó que tales sustancias son comercializadas sin ninguna restricción en bodegas, pese a que dicha acción está penada por la ley.

Por su parte, Raúl Saldías, titular de la Comisión de Lucha contra el Contrabando de la Sociedad Nacional de Industrias (SNI), responsabilizó al contrabando del aumento de la adicción de menores.

Reveló que, en base a información de la Policía y de la Sunat, el tabaco y el alcohol de contrabando provienen de países como Paraguay y China.

"Al no estar sujetos a impuestos, estos productos cuestan más barato y están a disposición de los jóvenes", lamentó Saldías.

Añadió que un cigarrillo de contrabando cuesta apenas 10 céntimos en Lima. "Obviamente, las cajetillas no tienen advertencias de salud ni controles sanitarios", manifestó.

"Una señal clara de que el mercado peruano se caracteriza por ser altamente informal es que la mayoría de los 150 mil negocios (bodegas y tiendas), a nivel nacional, comercializan cigarros sueltos o de contrabando", indicó Saldías tras recordar que este tipo de venta está prohibido.