notitle
notitle

Carolina Trivelli,Sumas y restasEconomista

Si hay un problema central en la política social peruana es su subcobertura. Es decir, hay peruanos y peruanas que cumplen los requisitos de programas sociales, sean universales o focalizados, pero que no son usuarios de ellos. Las políticas y programas no tienen cobertura total, no llegan a todos los que deberían, a todos los que cumplen sus requisitos.

Hay niños peruanos que no van a la escuela, a pesar de que todos tienen derecho a asistir a la escuela pública (gratis). ¿Por qué? Porque viven lejos de una escuela o porque sus padres no consideran que es un derecho. Como fuera, el asunto es que hay niños que no van. La educación es un derecho, y por ello el estado debe hacer esfuerzos para que todos asistan a la escuela (programas como Juntos, por ejemplo). Se ha avanzado, la cobertura de la primaria supera el 93% y en inicial, el 75% y creciendo. La meta es cobertura total, todos a la escuela.

Pensión 65 es otro ejemplo. Pensión 65, que partió atendiendo a 20 mil usuarios del bono Gratitud hace dos años, hoy atiende a más de 280 mil adultos mayores en situación de pobreza extrema que no tienen pensión. Pero, hay más peruanos que tienen derecho a Pensión65, hay subcobertura por varias razones. Los potenciales usuarios no tienen DNI y antes de entrar a Pensión hay que entregarles su documento (¡hay peruanos que llegaron a los 65 sin DNI!). Pero también porque faltan recursos. Pensión65 es nuevo, ha crecido rápido y recién en 2016 atenderá a todos los que cumplen con sus requisitos. Su meta es eliminar subcobertura.

Es decir, falta llegar a todos los que cumplen los requisitos de los programas y servicios sociales. Entregar programas sociales no es generosidad, ni bondad de un gobernante, es un derecho. Por eso, la política social peruana tiene todavía que crecer y generar sinergias con otras acciones del estado para lograr atender a todos los que tienen derecho a ella. Si no se quiere que la política social crezca, hay que cambiar las reglas –leyes y normas– para que los que tengan derecho a estos programas y servicios sean menos, pero esa es otra discusión.