notitle
notitle

Juan José Garrido,La opinión del directordirector@peru21.com

Ayer, en distintos diarios, el Ministerio de Transportes y Comunicaciones emitió un comunicado para "responder" a las preocupaciones que planteó Perú21 respecto a la Línea 2 del Metro de Lima.

Parte el comunicado haciendo hincapié sobre la premura que señalábamos, sosteniendo que se han realizado los trámites "por conducto regular y sin apresuramiento". Esto es tinta sobre papel; léase, letra muerta. La celeridad es evidente: el dictamen de la Comisión de Vivienda estuvo listo al minuto después de la presentación del ministro Paredes, que por cierto dejó dudas al respecto, sin esperar la opinión técnica de las autoridades del Callao. Además, se ha dispensado su publicación en el portal del Congreso y ha sido puesto en agenda del Pleno en menos de una semana. ¿No es rápido este Congreso cuando el oficialismo lo propone?

Sostienen que el cambio de ubicación del terreno no fue repentino. ¿Una súbita modificación luego de más de 25 años, sin sustento técnico, no es repentina?

Creemos, al menos en Perú21, que el más grande proyecto de obra pública, valorizado en más de US$6,500 millones, requiere de mayor información, transparencia y tiempo para ser analizado. Imaginamos que el MTC cree en ello también, y esperamos que lo demuestre con informes validados y finales.

Sostiene el MTC que el cambio era necesario por tres razones: primero, por las "emisiones electromagnéticas"; segundo, por un "mayor costo social"; tercero, por la ya famosa potencial reversión. Sobre lo primero no cabe sino sonreír: dichas emisiones se miden en centímetros, máximo metros. El aeropuerto tiene subestaciones. Existirá, imaginamos, un estudio que explique qué hace a este espacio distinto a otros y por qué durante tanto tiempo no se tomó ello en consideración.

Sobre el "mayor costo social", ¿cómo medirlo?, ¿cuánto es el sobrecosto?, ¿es parte de algún nuevo programa social del MIDIS? Lo lógico es que el coste sea el más bajo para todos los peruanos, y si de social se trata, nada más social que hacer esta operación de manera transparente y eficiente.

Respecto a la "reversión", el expropietario renunciaba a solicitarla a través de una carta remitida al MTC. Además, existe el informe del Estudio Avendaño sobre el tema. ¿Por qué seguir con esa excusa?

Sostienen, en el punto 4, que solo expropiarán a tres propietarios cuando en verdad no saben cuántos serán finalmente. Ese es uno de los grandes 'peros' del proyecto, tanto que, al inicio del comunicado, el MTC recuerda que el proyecto de ley servirá para "la expropiación de los bienes que sean necesarios". A las industrias vecinas les han notificado que por ahora no serán expropiadas. ¿Y mañana? Vaya uno a saber. Es el propio MTC el que comunica el 13 de enero (en un informe interno 146-2014-MTC/09) lo siguiente: "Es decir que existe la posibilidad de que los desafectados en este proyecto… luego serán afectados al desarrollarse en su totalidad la Línea 4". Basta este detalle para que todo el comunicado del MTC caiga por peso propio.

Mantienen, además, que "especular acerca de lo que podría costar expropiar los predios privados que serían afectados es inoportuno, ya que el monto de indemnización justipreciada se determinará según lo establecido en las leyes vigentes". ¿Esa es la queja del MTC? ¿No es válido cuestionar que la más importante obra de este gobierno no tenga las cifras claras previamente a la firma de contratos y a la expropiación de predios? Al Perú le va bien (o le iba, como prefieran), pero eso no significa que debamos tirar la casa por la ventana. Las brechas sociales y económicas hay que cerrarlas, pero de manera eficiente y transparente.

Le sorprende al MTC que este diario no haya considerado su versión de los hechos según carta que remitieran el sábado 8 de junio a esta redacción; a nosotros, más bien, nos sorprende que emitan un comunicado sin verificar el contenido de nuestro diario y nos acusen de algo tan fácil de corroborar. Al día siguiente, domingo 9 de junio, Perú21 publicó una nota (en la versión impresa y en la página web) donde mencionamos el documento, y consigna lo más resaltante del mismo (ver: https://peru21.pe/politica/metro-lima-autoridades-se-contradicen-expropiaciones-linea-2-2186767).

Además, Proinversión nos solicitó una reunión el día sábado, la cual se realizó ayer 10 de junio y sobre la cual preparamos una nota que será publicada ni bien contrastemos lo vertido en la misma.

Para terminar, es necesario aclarar que la preocupación de Perú21 reside en el correcto uso de los recursos públicos, capital que hemos creado los 30 millones de peruanos y que deben ser usados de manera eficaz y transparente. Solo eso. Esperamos que se esclarezcan todos estos aspectos (así como otros que van apareciendo) antes de llevar a ejecución una decisión que implica alternativas más sensatas: escuelas y hospitales, entre otros.