Rafo León afirma que querrella es un absurdo. (Piko Tamashiro)
Rafo León afirma que querrella es un absurdo. (Piko Tamashiro)

Redacción PERÚ21

redaccionp21@peru21.pe

En el 2014, la ex editora del diario El Comercio Martha Meier Miró Quesada escribió la columna "El síndrome de Susy" para criticar la gestión de la entonces alcaldesa de Lima, Susana Villarán, y el periodista Rafo León le respondió a través de su columna en la revista Caretas, titulada "¿Qué hacemos con la primita?", con la que se ganó una querella de Meier porque supuestamente la difamó. Y mañana, casi dos años después, le leen la sentencia. El periodista podría ir a prisión, pero está tranquilo, aunque nervioso y, sobre todo, preocupado porque, de fondo, asegura que está en riesgo la libertad de expresión.

¿Qué sensación le deja todo esto?Confío en que la realidad existe y hará que se imponga el sentido común y la ley.

¿Qué le ha dicho su abogado?Las probabilidades se han ido cerrando. Mi abogado presentó dos recursos ante la propia jueza Susan Katherine Coronado Zegarra para que se inhibiera reconociendo los errores procesales, pero respondió que no. Luego, el Instituto Prensa y Sociedad (IPyS) pide que la lectura de la sentencia sea abierta, al ser un acto de interés público, como lo dice la Constitución. Pero nada, se han hecho los locos. Si hay una condena, va a ser un verdadero escándalo internacional. El periodista Gustavo Gorriti ha usado una expresión con la que estoy de acuerdo: que es un caso ridículo, una tontería desde el comienzo, un absurdo.

Uno de los argumentos es que usted incurrió en misoginia.Los argumentos eran delirantes: misoginia e interpretaciones tiradas de los pelos. En la columna le digo que es una curiosa periodista ecologista que sale retratada en el diario en las páginas sociales con las condesas que hay en Lima vestidas de zorras. En la denuncia, ella dice que le estoy diciendo zorra. ¿Qué te puedo decir? Y de esas hay varias. Y ahí es cuando tú te das cuenta de que la justicia inventa la realidad y la modifica y manipula como le da la gana. Ellos tienen el poder.

¿Eso pasa por ineficiencia o porque hay algo extraño?A veces pienso que sí hay algo extraño. Hace poco me llegó una estadística del Foro Económico sobre corrupción. El Perú está entre los diez países en los que las sentencias se dictan mediante la corrupción, junto con Venezuela y Bolivia.

Y usted subraya que, diez meses después de que presentó su alegato, lo citaron para la lectura. ¡Diez meses!, por el amor de Dios… No es un caso complicado, acá no hay pruebas que validar ni contrastar, testigos, nada. Como dice mi abogado, en diez meses se tienen que haber olvidado del alegato.

Antes de empezar la entrevista, me dijo que las cosas se están poniendo feas. ¿A qué se refiere?Todo lo que está ocurriendo y lo que ocurra a partir de mañana tiene que servir para que pensemos seriamente sobre la libertad de expresión, sobre todo ad portas de un nuevo gobierno. La mayoría de países, salvo Venezuela y Ecuador, despenaliza los delitos de difamación. Incluso, la tendencia es eliminar la difamación como delito. Ahora, hago la salvedad de que en mi caso no hay difamación, sino opinión.

Todo esto es una suerte de curiosa coincidencia: ad portas de elegir un nuevo presidente, la sombra del pasado y su caso. PPK mandó un tuit diciendo de manera muy sintética que León y Fernando Valencia (periodista acusado de difamación en otro caso) han sido muy críticos conmigo; sin embargo, me solidarizo con ellos. Eso me parece interesante. Verónika Mendoza y Alfredo Barnechea igual. ¿Y qué pasó con Keiko? En un evento, ella dijo de manera general que la prensa debe autorregularse y que está a favor de la despenalización de la difamación. Pero habla de difamación, insiste indirectamente que lo de Valencia y lo mío es difamación. Keiko es muy viva y ella no dice lo primero que se le viene a la cabeza. Yo sí creo que por parte de ella, no hay un real interés por la libertad de expresión.

La familia siempre es la más afectada en todo esto. ¿Cómo viven este momento?Nerviosos, pero tranquilos. Ahora, hay cosas muy pesadas: lo más probable es que me den prisión suspendida. Yo trabajo viajando y, cada vez que tenga que salir, voy a tener que ir donde un juez para pedirle permiso. Y luego el asunto económico: para la apelación, el Poder Judicial te exige un pago proporcional a la reparación civil que el querellante está pidiendo y ella está solicitando cinco millones de soles. Yo no podría pagar. No voy a pagar. Iré preso o me quedaré en prisión suspendida. ¿Te das cuenta de que esas son maneras de callar al periodista? Es lo más importante en este caso.

Y, finalmente, la autocensura.Que es lo peor que puede pasar.

¿Por qué es importante la libertad de expresión?Si a mí me tapan la boca, al ciudadano le tapan los oídos. Aquello que se me impide decir es aquello que se le impide al ciudadano escuchar. Entonces, tú vas a ser recortado de tus libertades tanto como yo.

¿Qué le diría a la señora Martha Meier?Señora, por qué no mandó usted una carta con un pedido de rectificación. ¿Qué está buscando con esto? Creo que busca, simple y llanamente, dañarme. Ella no tiene ningún honor que recuperar porque no ha perdido ningún honor.

AUTOFICHA■ "Esto surge como una defensa de Susana Villarán, pero no la defendí porque fuera ella, no tengo ninguna afinidad ideológica ni amical. Hubiera hecho lo mismo con cualquier autoridad honrada. Y yo sigo pensando en esa Villarán, no la del presente".

■ "Tengo más de 30 años escribiendo en el mismo estilo de mi columna, incluso peor. Me cuidé mucho a la hora de escribir esa columna, porque esta señora (Meier) actuaba de una manera tan impulsiva y agresiva".

■ "Siendo los dos periodistas (con la señora Martha Meier Miró Quesada), podríamos de repente haber depuesto el origen tan ridículo de esta querella y quizá ambos liderar una campaña para tomar consciencia sobre la importancia de la libertad de prensa".

TAGS RELACIONADOS