notitle
notitle

Adolfo Guevara,Opina.21aguevara@peru21.com

Conocido como síndrome de intestino corto (SIC), sucede cuando la función intestinal está mermada y no es capaz de nutrir (el intestino no solo completa la digestión, sino que absorbe nutrientes). Lo usual es que sea originado por algún mal de necesidad quirúrgica y, como secuela, el cirujano haya retirado gran parte del intestino delgado que, en sus 3 porciones, mide de 3.5 a 6 metros. ¿Cómo saber qué longitud es necesaria para sobrevivir? Algunos dicen que existe SIC a partir de los dos metros, como si todos los intestinos midieran igual, con el agravante de que hay diversos factores que afectan la capacidad de absorción del intestino: la cantidad de células absortivas, capacidad de trasporte de cada célula, integridad de la mucosa, motilidad y osmolaridad luminal. El tratamiento dependerá de qué parte y cuán grande ha sido la pérdida. Generalmente, la nutrición parenteral (venosa) –aplicada hace 30 años– permite a los pacientes una fase de adaptación. El intestino tiende a adaptarse y, en ocasiones, puede sobrevivir. El trasplante es la última opción. Hasta ahora, la sobrevida a los 5 años es mínima.