notitle
notitle

felipearizmendi@gmail.com

Con el barril de petróleo a menos de US$55 y el euro en US$1.20, el 2015 inicia con un panorama extraño. El bajo precio del crudo le conviene a EE.UU., China, India y Europa, y afecta a Rusia, Irán, Venezuela y Arabia Saudita. La duración de este efecto dependerá del impacto que se esté causando en la OPEP y de lo que pueden resistir los productores norteamericanos de "shale oil" por debajo de US$70 por barril. En el corto plazo, todo parece OK para EE.UU., pero un dólar muy fuerte favorece a las exportaciones europeas: el Viejo Continente quiere recuperar mercados para aliviar su desempleo. Además, las reservas de crudo están aparentemente sobreestimadas, ya que 75% de las venezolanas (en teoría las mayores del mundo) son de petróleo extrapesado, que no es comercial en este momento y las de Arabia Saudita (las segundas del planeta) se guardan como secreto de Estado. Enigmas…