Muchas veces, el cansancio crónico es síntoma de alguna enfermedad o hasta un mal en sí mismo. (USI)
Muchas veces, el cansancio crónico es síntoma de alguna enfermedad o hasta un mal en sí mismo. (USI)

Son muchos los pacientes que acuden a consulta buscando un remedio o alguna recomendación nutricional para tener más energía. “Doctor, estoy muy cansada, tengo sueño durante todo el día, me faltan fuerzas, ¿existe alguna vitamina para mejorar esto?”. Siempre empiezo aclarando que la energía o vitalidad la debemos clasificar de dos maneras, la energía física y la mental. Esto quiere decir que, por ejemplo, podemos tener días en los que no hacemos mayor actividad física, así nuestro aparato locomotor está prácticamente en reposo parcial y nos sentimos cansados, aquí nuestra energía física en teoría debería estar intacta y con las pilas cargadas, entonces ¿qué es lo que pasa? Sencillamente tenemos agotamiento o falta de energía mental, la cual se agota cuando debemos lidiar con cientos y miles de pensamientos en el día a día que nos desgastan así no nos movamos (el cuerpo descanse) y nos alimentemos debidamente. Aquí también entra a tallar el sueño, que es el factor principal a estudiar cuando hay cansancio.

Acostarse tarde, tomar café en exceso y el estrés generan insomnio cuando existen preocupaciones, así que esa energía mental a recuperar se logra durmiendo, siendo en muchos casos la siesta un energético mental importante cuando el paciente sufre de desgaste en forma crónica. Por otro lado, sucede que tenemos una semana en donde hemos realizado bastante actividad física y sentimos dolor en los músculos que hemos trabajado, en este caso hablamos de energía física por agotamiento muscular. Por ejemplo, aquí la hidratación y la nutrición son básicos para acelerar el proceso de recuperación y sentirnos óptimos.

TAGS RELACIONADOS