notitle
notitle

Fernando Maestre,Opina.21fmaestre@peru21.com

El contarle toda la historia romántica a la pareja ha sido considerado por muchas personas como una forma de actuar con limpieza y trasparencia, aunque los relatos correspondan a épocas pasadas. Se pensaba que de esta manera la transparencia los uniría más, ya que esta confesión sería la mayor honestidad entre ambos. Sin embargo, este reclamo de sinceridad total no es más que un mito popular y aquellas personas que lo llevan a la práctica pueden terminar rompiendo su actual vínculo. Los relatos de antiguos romances con pelos y señales –sobre cómo se vivieron, dónde se reunieron y cuándo el afecto se consumió–, hoy se sabe que solo traerán dolor, angustia y probablemente una ruptura. A pesar de que no hay reglas inflexibles dentro de una pareja, se sabe que pretender ser un clon, el uno del otro, es un error grave, y saber detalles sexuales de una expareja puede crear tal dolor y tal depresión que la reacción puede ser radical. Por ello se recomienda no dar detalles sobre hechos pasados ni aceptar ser interrogado sobre cómo se vivió una anterior relación. Solo se debe informar lo preciso y general.

TAGS RELACIONADOS