PUDO SER TRAGEDIA. Ayer, por fortuna, el colegio San Pedro estaba vacío cuando colapsó el muro. (David Vexelman)
PUDO SER TRAGEDIA. Ayer, por fortuna, el colegio San Pedro estaba vacío cuando colapsó el muro. (David Vexelman)

Hoy, más de dos millones de escolares de Lima y del Callao vuelven a las aulas en medio de un panorama poco alentador. Mientras varios colegios abren sus puertas con obras inconclusas y aulas prefabricadas, otros muestran graves deficiencias en su infraestructura, lo que pone en peligro la integridad de los alumnos.

Prueba de esto último es lo que sucedió ayer. Una gran pared del centro educativo estatal San Pedro, ubicado en el distrito chalaco de Bellavista, se desplomó.

"De la nada, el muro comenzó a caer a las 10:00 de la mañana, como si fuese un castillo de naipes. ¿Qué hubiera pasado si los dos mil alumnos se encontraban adentro?", expresó una indignada madre de familia.

Por fortuna no hubo heridos. Sin embargo, varias aulas de primaria resultaron con severos daños y lunas rotas.

Por esta razón, la Dirección Regional de Educación del Callao (DREC) decidió aplazar el inicio de clases en dicho local hasta el 11 de marzo.

OTROS EN PELIGROEl director de la DREC, José Rivera, informó que otros cinco colegios del Callao se encuentran en mal estado. Indicó que recién hoy empezaran a revisar estos planteles para prevenir que ocurra un hecho similar al de Bellavista.

En el caso de Lima, el viceministro de Educación, Fernando Bolaños, dijo que 30 colegios estatales, que se encuentran con obras inconclusas, abrirán sus puertas. Allí se instalarán aulas prefabricadas.

Entre las instituciones emblemáticas que tienen este problema figuran Guadalupe y Pedro A. Labarthe.

Cabe precisar que el Ministerio de Educación suspendió la asignación de un presupuesto de S/.300 millones para los planteles públicos, que era destinado al mantenimiento preventivo de los mismos.

SABÍA QUE

- La Policía puso en ejecución el plan Operaciones Policiales Escolar Seguro 2013, con el fin de brindar protección y seguridad a autoridades, docentes, alumnos y padres de familia.

Esta medida contempla los servicios de vigilancia, patrullaje y control del tránsito vehicular para brindar protección y seguridad en las instituciones educativas estatales y privadas del ámbito de la Región Policial Lima.