(USI)
(USI)

¿Cómo se animó a entrar en el rubro?Me gustan las hamburguesas de pollo deshilachado, pero cuando iba a comprar no encontraba pues el insumo se acababa. Como es trabajoso, las sangucherías no preparaban lo suficiente. Pensé que este era un nicho potencial, hice un proyecto con el que gané un concurso para financiarme en la Universidad de Lima.

¿Cómo le ha ido?Pase de vender 20 kilos al mes en marzo a 200 kilos ahora. Proveo a panaderías, bodegas, sangucherías y a consumidores finales pues esta es un opción light que combina con ensaladas.