Su conocimiento de la zona y la noche no fueron suficientes para escapar de la intervención. (Vanessa Romo/El Comercio)
Su conocimiento de la zona y la noche no fueron suficientes para escapar de la intervención. (Vanessa Romo/El Comercio)

Replegados. La muerte del sanguinario Alejandro Borda Casafranca ('Alipio') y de Martín Quispe Palomino ('Gabriel') –ocurrida la noche del último domingo en Ayacucho– ha obligado a las huestes narcoterroristas a replegarse en el Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro (VRAEM).

El especialista en temas de subversión Pedro Yaranga señaló que, momentáneamente, 'José' y 'Raúl' se encargarán del mando político-militar en esa zona. Sin embargo, el más indicado para suceder a 'Alipio' sería Teodoro Benítez ('Dino').

FAMILIA DESAPARECIDAPor lo pronto, la familia que albergó en su vivienda de Pampas-Llochegua (Huanta) a 'Gabriel', a 'Alipio' y a 'Alfonso' (seguridad personal del mando militar) ha desaparecido del lugar desde la noche de la intervención militar-policial.

Yaranga calificó como "extraño" que los mandos narcoterroristas hayan llegado a ese sitio con absoluta confianza. "Allí comieron y hasta bebieron, por lo que no se descarta que hayan sido dopados por los integrantes de esta familia, que tiene tres hijos jóvenes", indicó el analista a Perú21.

Recordó que otros mandos narcoterroristas del clan Quispe Palomino también han caído con la misma modalidad.

Lo cierto es que, durante el operativo, los terroristas no alcanzaron a herir a ninguno de los efectivos que, provistos de visores nocturnos, habían rodeado la casa donde se hallaban. Es más, ni siquiera alcanzaron a evadir los misiles rockets que les lanzaron, por lo que la humilde vivienda quedó completamente calcinada, al igual que los tres cuerpos de los delincuentes.

Los dueños de la morada tampoco fueron heridos, por lo cual se asume que fueron algunos de los informantes de las fuerzas del orden.

CONTROVERSIA OFICIALMientras el presidente de la República, Ollanta Humala señaló que los artífices de la intervención fueron miembros de un grupo de Inteligencia llamado 'Brigada Lobo', el jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, José Cueto, dio otra versión.

Sin embargo, anunció que hay un cuarto subversivo que fue abatido, pero cuyo cuerpo aún no ha sido ubicado.

El ministro del Interior, Wilfredo Pedraza, recalcó que esta intervención no fue "producto de la casualidad", sino de un "pasivo seguimiento".

DATOS

- La 'Operación Camaleón' se realizó a las 10:30 de la noche del último domingo. Disparos de ametralladora y hasta bombas acabaron con la vida del segundo y del cuarto mando del clan Quispe Palomino.

- 'Alfonso' era el resguardo personal de 'Alipio', quien estaba seguro de que Jorge Quispe Palomino, ('Raúl') –el tercero en la línea de mando– quería asesinarlo.

- Se espera que el cuerpo de 'Alipio' sea reclamado por su madre y su hermano, que viven en Huanta (Ayacucho). En el caso de 'Gabriel', pueden hacerlo su madre y su hermana, que residen en la región Ica.