(Agencias)
(Agencias)

David Beckham ha modelado por última vez en la pasarela del balompié. A los 38 años, uno de los mejores ejecutores de tiros libres en la historia y uno de los futbolistas más mediáticos anunció el fin de su carrera. La publicidad seguirá rodando, el balón no.

Un balón que empezó a moverse con el Manchester United de Alex Ferguson en 1995. Allí, el mediocampista conquistó la Liga de Campeones en 1999 y cinco ligas inglesas en 1996, 1997, 1999, 2000 y 2001, además de dos Copas de Inglaterra. Mientras brillaba con sus golazos de larga distancia, pases gol y tantos de tiro libre, se casó con la Spice Girl Victoria Adams en 1999. Entonces se transformó en una celebridad que asistía a actos sociales, cambiaba de peinado, se hacía tatuajes, compraba autos Ferrari y Bentley y aparecía en películas como Quiero ser como Beckham y Goal 2. En un modelo de sesiones de fotos y comerciales para Armani, Gillete, Motorola, Vodafone, Adidas y Pepsi.

Pero toda historia tiene desniveles. En 2003 discutió con Ferguson y recibió de este un golpe con un botín de fútbol. Ese mismo año pasó al Real Madrid por 25 millones de euros y se convirtió en el cuarto 'Galáctico' por detrás de Zidane, Figo y Ronaldo. Con el Real solo conquistó la liga de su despedida (2006-2007). Luego, la MLS tocó a su puerta y Los Ángeles Galaxy le pusieron en la mesa 313.4 millones de euros por cinco años, entre salario y patrocinios. Beckham jugó poco, pero ayudó a ganar dos títulos de liga, además de tener fiestas con Tom Cruise y Snoop Dogg y ser noticia por supuestas infidelidades a su esposa. Fue cedido al Milan y, finalmente, llegó en enero del 2013 al PSG, con el que acaba de ser campeón.

Ayer anunció que se va, que desfila en un campo por última vez. Sin duda, es noticia.

DATOS

- Beckham jugó tres mundiales con Inglaterra y anotó tres goles. En total disputó 125 partidos con su selección, de la que fue capitán, y marcó 17 tantos.