notitle
notitle

Las dificultades que el reciente Niño costero ha traído a nuestro país han servido para poner rei-teradamente en discusión los riesgos que el cambio climático trae a nuestro territorio.

Más allá del hecho reiterado de los impactos de El Niño, el cambio climático y nuestro clima propiamente agregan, para muchos, un elemento de riesgo en nuestro camino al desarrollo.

Sostengo que es al revés. El clima del Perú es una colección de la más amplia variedad del conjunto de tipos de clima que nuestro planeta ofrece.

Hoy, emprendedores de distintos orígenes, han hecho del Perú una potencia mundial en exportación de uvas de mesa, paltas o espárragos, gracias a nuestro clima.

Muy pronto sumaremos a ese sitial de honor a los productores de arándanos y otros tipos de frutas y hortalizas que, silenciosamente, están siendo probadas en siembras en varios valles de la costa y sierra peruanas.

Se están desarrollando terrenos para sembrar desde las exquisitas y muy costosas trufas hasta variedades forestales y acuícolas de gran valor en los mercados.

El clima peruano ofrece el desarrollo de todos estos productos.Miremos también el clima como una oportunidad y no solo como un riesgo.