DESESPERADO. Abogado (al medio) no habría soportado la culpa. (Andina)
DESESPERADO. Abogado (al medio) no habría soportado la culpa. (Andina)

Se desempeñó como el primer defensor del Joven de la Secretaría Nacional de la Juventud (Senaju) e, irónicamente, terminó envuelto en una denuncia contra la libertad sexual en agravio de una menor. Esto lo habría llevado a tomar la decisión de quitarse la vida en la carceleta del Palacio de Justicia.

Se trata del abogado Juan Cabezas Bellido (47), quien rompió un pedazo de tela del colchón que encontró en su celda, ató un extremo a una de las varillas de la ventana y, el otro, a su cuello. Fue así como se ahorcó.

Ayer, a las 6:00 a.m., un agente del Instituto Nacional Penitenciario (INPE) –que iba a despertarlo para que tomara desayuno– lo halló colgado. Trató de reanimarlo, pero ya era tarde.

A las 8:50 a.m., el cuerpo fue llevado a la Morgue Central de Lima por disposición de la fiscal Lourdes Collahua Tello.

Se informó que Cabezas Bellido había sido detenido el martes pues tenía una requisitoria por tocamientos indebidos a una menor. Se le condenó a ocho años de prisión por este delito, y ayer iba a ser llevado al penal de Ica.

TENGA EN CUENTA

- Hacía meses que no se sabía nada de Juan Cabezas. El tiempo que estuvo como defensor, en la comuna de San Juan de Miraflores, no realizó labor alguna.