Casi 800,000 reservas de cruceros se han visto afectadas por la decisión del Gobierno de de prohibir "sin advertencia alguna" los viajes a , restricción que fue anunciada ayer y empezó a regir desde hoy, informó la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros (CLIA, por sus siglas en inglés).

CLIA señaló que la medida entró en vigor sin hacer un cálculo de los daños económicos, pues está afectando los viajes "previamente aprobados" por el Gobierno estadounidense.

La asociación indicó que "están obligados a cancelar todos los cruceros a Cuba de manera inmediata" incluyendo las reservas para viajes programados o los que ya están en marcha.

"Todas esas reservas se hicieron bajo un permiso general previamente emitido por el Gobierno de Estados Unidos (durante la Presidencia de Barack Obama) que autorizaba los denominados viajes 'de pueblo a pueblo' a Cuba", señala CLIA.

Esos viajes grupales y con fines culturales y recreativos eran uno de los tipos a los que los estadounidenses podían acogerse para visitar Cuba de manera legal durante el deshielo de las relaciones entre ambos países que comenzaron Barack Obama y el entonces presidente cubano, Raúl Castro, a fines de 2014.

El primer crucero autorizado a viajar a Cuba desde Estados Unidos en más de 50 años, el Adonia, de Fathom, una filial de Carnival, zarpó de Miami el 1 de mayo de 2016 con destino a La Habana.

Bajo las nuevas regulaciones, viajar a Cuba en crucero desde Estados Unidos es "ilegal", dice CLIA, que indica no tener control alguno sobre la situación creada a partir de esa prohibición y sentirse "sinceramente apenada" por los pasajeros que estaban deseando viajar a los destinos que habían reservado.

Cancelaciones

Las grandes compañías de cruceros, que el martes optaron por decir que estaban evaluando el alcance de las medidas, hoy comunicaron a sus clientes que no pueden enviar barcos a Cuba y que están buscando alternativas a ese destino.

Carnival Corporation, la principal compañía de cruceros del mundo, emitió un comunicado en el que afirma que los barcos de Carnival Cruise Line y Holland America Line ya no tienen permiso para tocar puertos en Cuba y lo mismo le sucede a Seabourn, otra de sus firmas, que tenía previsto iniciar viajes a la isla en noviembre de este año.

La empresa dijo que los pasajeros a bordo de su crucero Carnival Sensation, que partió el 3 de junio, ahora se detendrán en la isla mexicana de Cozumel el jueves, en lugar de La Habana, y agregó que recibirán un crédito de 100 dólares a bordo por el inconveniente.

Royal Caribbean anunció también que sus barcos no pararán en la isla este miércoles y jueves. "Somos conscientes del anuncio y estamos analizando los detalles para comprender el impacto en nuestros itinerarios", comentó la empresa en un escueto comunicado.

Norwegian Cruise Line dijo, por su parte, que estaba monitoreando la situación.

Del mismo modo, la compañía Virgin Voyages, que se preparaba para enviar cruceros a Cuba desde Miami, también respondió a una consulta de Efe por la situación creada a partir de la decisión de la Administración Trump. "Estamos decepcionados por esta decisión", señaló la compañía del magnate británico Richard Branson.

(Con información de EFE y Reuters)