El celebró una misa abierta en las afueras de El Cairo, antes de retornar a Roma tras su corto viaje a .

Durante el viaje, se reunió con autoridades del país, el papa Copto Tawadros II, distintos líderes religiosos, la comunidad católica egipcia, sacerdotes, religiosos y seminaristas.

Pese al peligro que representa para el líder de la Iglesia católica en el país africano, el Papa Francisco mantuvo las mismas medidas de seguridad que ha tenido en otros viajes, las cuales incluyen un auto de color negro sin blindaje.

"El único extremismo que se permite a los creyentes es el de la caridad", recordó el Papa en su homilía, en la que llamó a los católicos a no tener miedo de "amar a todos, amigos y enemigos", según informa AP.

La temperatura alcanzó los 30 grados, por lo que Francisco habló desde un altar montado en un estadio militar. Miles de católicos coptos fueron a escuchar la homilía en un país donde la religión Católica es una minoría.

TAGS RELACIONADOS