Anders Fogh Rasmussen en declaraciones desde Bélgica sobre Siria. (EFE)
Anders Fogh Rasmussen en declaraciones desde Bélgica sobre Siria. (EFE)

El secretario general de la , , defendió hoy una respuesta "firme" de la comunidad internacional al uso de en , aunque descartó participar en una en el país, una decisión que consideró deben tomar los países individualmente.

"No se ha tomado aún una decisión, los aliados mantienen consultas entre ellos, pero creo que hay un acuerdo sobre que necesitamos una respuesta internacional firme para evitar que estos ataques se repitan en el futuro. Sería una señal muy peligrosa para los dictadores de todo el mundo si nos mantuviéramos al margen", dijo el ex gobernante danés en rueda de prensa.

"La OTAN ya está haciendo su parte, como foro de consulta y con el despliegue de en la frontera de con Siria", aseguró en rueda de prensa, "no preveo ningún rol más allá por parte de la OTAN, corresponde a los países individuales reaccionar a lo que ha pasado en Siria".

Rasmussen agregó que, como expremier de Dinamarca, "entiendo plenamente y apoyo las decisiones de aliados individuales".

El secretario general de la Alianza Atlántica indicó que en el caso de que se opte por llevar a cabo una intervención militar, esta debería ser "corta, metódica y con objetivos claros", y "no se necesita la estructura de mando y control de la OTAN para una operación así".

Consideró que el objetivo de cualquier reacción debe ser "enviar un mensaje muy claro, no solo para el régimen de Damasco, sino también para otros", de manera que no se repitan los ataques químicos en el futuro.

Rasmussen afirmó que está convencido de que el régimen de es el responsable de los ataques químicos, "por el modo en que fueron llevados a cabo".