(AFP)
(AFP)

Unas 258,000 personas murieron a causa de la hambruna que azotó entre octubre de 2010 y septiembre de 2012, entre ellos 133,000 niños menores de cinco años, señala un informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura ().

El Coordinador Humanitario de la , Philippe Lazzarini, declaró hoy que la cifra supone un aumento dramático de víctimas mortales en relación a la hambruna de 1992.

El informe, elaborado con la ayuda de Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (), la Red de alerta contra la Hambruna () y otras agencias de la , estima que el "4,6% de la población total y el 10% de los niños menores de cinco años murieron en el sur y el centro de Somalia".

La hambruna, que afectó a unos cuatro millones de somalíes, fue provocada por una sequía en que se agravó por la catastrófica situación de inseguridad y la guerra civil que el país enfrenta desde la caída del presidente Siad Barre en 1991.