Barack Obama dio un discurso junto a su vicepresidente, Joe Biden. (EFE)
Barack Obama dio un discurso junto a su vicepresidente, Joe Biden. (EFE)

El presidente de Estados Unidos, , llamó este jueves al Congreso a aprobar "este año" una reforma migratoria para regularizar la situación de millones de inmigrantes indocumentados.

"Es buena , buena para nuestra seguridad nacional, buena para nuestro pueblo y deberíamos hacerlo este año", dijo Obama en la Casa Blanca.

Por segunda vez en una semana, Obama volvió a la carga sobre esta promesa electoral, intensificando la presión sobre la , en manos de la oposición republicana, para que siga el ejemplo del Senado, que aprobó un proyecto migratorio en junio.

"No esperemos. No se hace más fácil con solo aplazarlo. Hagámoslo ahora, no lo retrasemos", afirmó.

"Hagámoslo y de una manera bipartidista", señaló el mandatario, a pocos días del fin de una pugna política que por más de dos semanas y dejó al país al borde del default.

A los republicanos, que recibieron un golpe de opinión pública durante la crisis, les recordó el apoyo mayoritario a la reforma entre la población.

"Echen una mirada detallada a las encuestas, porque el pueblo estadounidense apoya esto", dijo sobre el plan de sacar a millones de inmigrantes ilegales de las sombras.

Pero a cinco semanas del fin del periodo parlamentario, el tiempo se reduce para aprobar la debatida reforma, antes del retorno de las luchas partidistas en las elecciones legislativas de 2014.

Los republicanos se oponen principalmente a una vía a la ciudadanía a los 11 millones de sin papeles, que ven como una amnistía, y que está contemplada, bajo estrictas condiciones, en el texto del Senado.

Ese proyecto contempla también una fuerte militarización de la frontera con México, una concesión que hicieron los senadores demócratas para lograr el apoyo de sus colegas republicanos.

"Ahora le toca a los republicanos en la Cámara decidir si la reforma se convierte en realidad o no", dijo Obama, reelecto en noviembre de 2012 particularmente gracias al apoyo de los latinos.

"Lo que no podemos hacer es barrer el problema debajo de la alfombra una vez más, y dejarlo a que otro lo resuelva en algún momento en el futuro", subrayó.