La ONU recibió hasta ahora solo US$92.4 millones de los US$415 millones que solicitó a donantes internacionales para la ayuda inmediata a tras el terremoto que hace un mes dejó más de 8,600 muertos y 16,000 heridos.

De acuerdo con datos difundidos por la ONU en Katmandú, la situación en Nepal aún arroja un panorama sombrío que demanda el apoyo de la comunidad internacional, un reclamo reiterado en las últimas horas por el propio Gobierno.

Así luce un barrio de Katmandú tras terremoto del 25 de abril. (AP)

Según la ONU, 350,000 familias perdieron sus casas. De ellas, 120,000 recibieron ayuda humanitaria en forma de lonas o asentamientos temporales. Además, 315,000 personas aún permanecen en zonas remotas y de difícil acceso, de las que 75,000 son inaccesibles hasta por aire.

También alertó que falta ayuda alimentaria urgente para 1.9 de los casi 28 millones de nepalíes.

Rezo de una anciana en templo budista de Katmandú a un mes del terremoto. (AFP)

Miles de personas que perdieron su hogar por el terremoto de Nepal y que aún permanecen en tiendas de campaña provisionales se preparan para afrontar la próxima temporada de monzones, que llegaría en 2 semanas.

"Dentro de dos o tres semanas comenzará el monzón, por lo que la gente necesitará algo más sustancial que refugios de plástico y bambú", advierte la cooperante internacional Johanna Mitscherlich, quien trabaja para la ONG Care.

Care y otras organizaciones se adelantaron al Gobierno de Nepal al repartir calaminas de metal corrugado, que se pueden usar rápidamente para armar refugios contra las lluvias y que más tarde se pueden aprovechar para construir casas durante la temporada seca.

TAGS RELACIONADOS