Mariano Rajoy bajo la lupa. (EFE)
Mariano Rajoy bajo la lupa. (EFE)

El juez que lleva el caso de la presunta financiación ilegal del (PP) está investigando si el jefe del Gobierno español, , y otros miembros de la cúpula de la formación cometieron delito fiscal desde 2007.

El juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz pidió hoy a los peritos de Hacienda que le informen sobre los posibles delitos fiscales del PP desde ese año 2007, en relación con la supuesta contabilidad paralela en la formación.

El magistrado pide saber también si ha habido incumplimientos fiscales por parte de personas físicas, es decir, los dirigentes de la formación que presuntamente habrían cobrado sobresueldos a cargo de esa caja B del partido, entre ellos Rajoy.

El juez Ruz preguntó además a la fiscalía si debe citar a Rajoy como testigo, tal y como pidieron las acusaciones en el caso de la presunta contabilidad B del PP.

El ex tesorero del PP , en prisión incondicional, declaró el lunes ante Ruz que en el partido existió una contabilidad en la sombra durante al menos 20 años, en los el partido se financió ilegalmente y en los que miembros de la cúpula, entre ellos Rajoy, cobraron sobresueldos en negro.

Ruz acordó hoy además realizar una nueva prueba caligráfica a Bárcenas para comparar la letra con la que aparece en los documentos que este aportó el lunes a la Audiencia Nacional para determinar la antigüedad que tienen.

El caso de la presunta financiación ilegal en el PP y de los pagos en B ha desencadenado una tormenta en España, donde parte de la oposición exige la dimisión de Rajoy.

El partido de Rajoy ha impedido hasta ahora con su mayoría absoluta parlamentaria que prosperen las peticiones de la oposición para que el jefe del Ejecutivo comparezca en sede parlamentaria a dar explicaciones sobre el caso.

De repetirse ese rechazo el próximo miércoles, el líder del Partido Socialista (), , ha anunciado que presentará una moción de censura contra Rajoy.

La medida no puede prosperar por la mayoría absoluta del PP, pero Rubalcaba pretende con ella forzar a Rajoy a hablar del asunto en el Congreso de los Diputados.

Rajoy puede evitar esa moción si comparece en la cámara baja del Parlamento español, aunque la vicepresidenta del gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, evitó hoy despejar la duda de si el jefe del Ejecutivo pedirá a iniciativa propia acudir al Congreso de los Diputados para hablar del tema.

La decisión se tomará el 24 de julio, dijo la número dos del gobierno. Ese es el día en el que la diputación permanente de la cámara decide si rechaza, por novena vez, o no la petición de la oposición para que Rajoy dé explicaciones.