(AP)
(AP)

El secretario de Derechos Humanos de Argentina, Martín Fresneda, afirmó hoy que "el Estado no debe nunca celebrar la muerte de nadie", pero "sí consagrar que hubo justicia", tras esta mañana del exdictador .

El funcionario subrayó que "el Estado argentino no celebra la muerte de nadie, sino que consagra la posibilidad de haber logrado justicia antes que los seres humanos se vayan".

"Hemos podido reparar la mayoría de los crímenes que han cometido estos hombres", destacó Fresneda. "Es un día para reflexionar que otros tiempos se van acabando", subrayó en una entrevista televisiva.

El secretario de Derechos Humanos consideró que ante la muerte de Videla "lo más significativo es que la sociedad argentina ha logrado recuperar ese sentido de la responsabilidad, de la justicia y de un Estado soberano".

Fresneda destacó asimismo que "Videla haya estado en una cárcel común durante todo este tiempo habla mucho de los avances en materia de derechos", según expresó en una entrevista a la agencia nacional de noticias jurídicas Infojus.

"Videla ha tenido una vida larga. Una parte la dedicó a asesinar a miles de argentinos. Pudo vivir sin que lo persiguieran, sin que nadie haya querido agredirlo o hacer justicia por mano propia. Mientras, él trató de seguir defendiendo un genocidio. Siguió diciendo que ellos fueron los salvadores de la patria", remarcó.

Creo que es muy importante que sepamos que él fue quien celebró la muerte, mientras el pueblo celebra la vida. Estamos orgullosos de celebrar que este país brinde justicia a las personas, las repare y haya construido memoria", agregó.

En tanto, el jefe del Gabinete argentino, Juan Abal Medina, destacó que el exdictador murió "preso en una cárcel común" y "repudiado por todo el pueblo argentino".

Jamás festejamos una muerte, nos alegra que la muerte lo haya encontrado juzgado, preso y condenado como corresponde!!— Juan Abal Medina (juanabalmedina)

"Videla murió juzgado, condenado, preso en una cárcel común y repudiado por todo el pueblo argentino!!!", escribió el jefe de ministros en la red social Twitter.

Videla, símbolo de la sangrienta dictadura que gobernó entre 1976 y 1983 en Argentina, murió esta mañana a los 87 años en la cárcel de la localidad bonaerense de Marcos Paz.

Cumplía cadena perpetua por múltiples delitos de lesa humanidad perpetrados durante el régimen de facto que lideró entre 1976 y 1981.