fue testigo de un insólito encuentro. La india Jyoti Amge y el turco Sultan Kosenposan, poseedores de respectivos como la persona más baja y más alta del planeta, se pasean por el país africano en el marco de una campaña gubernamental para promover el turismo en ese país.

En una inédita sesión de fotos frente a las pirámides, juegan constantemente con las distancias, las medidas y las impactantes diferencias de sus cuerpos.

Kosenposan, un campesino turco de 35 años, es una de las únicas diez personas en el mundo que han superado los 2.40 metros. También es poseedor de las manos más grandes del mundo.

El hombre sufre de acromegalia, un trastorno causado habitualmente por un tumor en la glándula pituitaria que dispara la producción de la hormona del crecimiento. Logró detenerlo hace dos años con un tratamiento hormonal que salvó su vida, ya que su esqueleto ya no podía sostenerlo si seguía creciendo.

Jyoti Amge nació en Nagpur, Maharashtra, India en 1993 y obtuvo el récord en 2011, cuando cumplió 18 años. Actualmente trabaja como actriz, y en 2012 fue anfitriona de un popular programa de TV.