(Internet)
(Internet)

Los malos tiempos también llegaron a la prostitución en Ámsterdam, localizada en su célebre . La crisis económica que afecta a Holanda provocó una importante caída en el número de parroquianos, informó hoy el diario holandés .

"Si antes (de la crisis) los hombres venían una vez a la semana, ahora se dejan caer por aquí una vez cada dos meses", se lamentó Metje Blaak, exprostituta y portavoz de la asociación de defensa de los derechos de las meretrices 'Rode Draad' (hilo rojo), en declaraciones a la televisión pública holandesa (NOS) citadas por la publicación.

Pero no solo ha bajado el número de clientes en busca de los servicios de relax en el 'barrio rojo', también las tarifas de las meretrices debieron reducirse para hacer frente a la crisis, contó Blaak.

"Se acabó el buen ambiente en el 'barrio rojo'. Solo se ganan bien la vida las prostitutas con alguna 'especialidad'", sentenció el periódico.

Debido a esta situación, también se acaba de desatar una guerra de precios. Un "servicio estándar" suele costar 50 euros (casi US$60), pero por la crisis apareció un fenómeno nuevo: la negociación de la tarifa, algo que nunca ocurría. Ahora se pueden encontrar servicios sexuales de hasta US$28.