Presidenta Dilma Rousseff aceptó renuncia de Patriota. (EFE)
Presidenta Dilma Rousseff aceptó renuncia de Patriota. (EFE)

El canciller de Brasil renunció el lunes a su cargo tras la , refugiado durante 15 meses en la embajada brasileña en La Paz, gracias a la ayuda de un diplomático brasileño.

Patriota será reemplazado por el embajador de Brasil ante las Naciones Unidas, Luiz Alberto Figueiredo.

"La presidenta Dilma Rousseff aceptó hoy, 26 (de agosto), el pedido de renuncia del ministro Antonio Patriota", dijo el portavoz Thomas Traumann.

La salida del canciller podría contribuir a evitar una crisis diplomática con Bolivia, después que el encargado de negocios de la embajada brasileña en La Paz, Eduardo Saboia, reconociera que ayudó a fugarse al opositor Roger Pinto, acusado en su país de corrupción.

En una entrevista difundida anoche por el programa Fantástico, de la red televisiva brasileña Globo, Saboia sostuvo que tomó la decisión de organizar la salida "porque había riesgo inminente a la vida y a la dignidad del senador".

Para la Rousseff, el episodio representó "un quiebre de jerarquía y, principalmente, un quiebre del principio internacional de asilo".

concedió asilo político al exgobernador del Departamento de Pando hace más de un año, pero Pinto seguía refugiado en la embajada porque el Gobierno de Bolivia se negó a concederle el salvoconducto, argumentando que el legislador cometió varios actos de corrupción que le valieron una condena a un año de prisión.