El viernes, la tormenta pasó muy cerca, sin llegar a golpearlas, de las turísticas islas de Koh Sumi, Koh Phangan y Koh Tao, muy visitadas en la época de fin de año. (Foto: AFP)
El viernes, la tormenta pasó muy cerca, sin llegar a golpearlas, de las turísticas islas de Koh Sumi, Koh Phangan y Koh Tao, muy visitadas en la época de fin de año. (Foto: AFP)

Cerca de 30 mil personas hallaron refugio en los centros de evacuación habilitados tras las inundaciones y los cortes de electricidad en el sur de causados por la tormenta, que sin embargo no afectó a las islas más turísticas.

Pabuk, primera tormenta tropical que ha asolado a esta parte del reino fuera de la temporada del monzón en unos 30 años, comportó violentas rachas de viento de hasta 75 km/h, olas de tres a cinco metros de altura y lluvias torrenciales que causaron numerosas inundaciones.

Este sábado por la mañana fue rebajada al grado de depresión, mientras seguía avanzando sobre el mar de Andamán, donde se encuentran las estaciones turísticas de Krabi y Phuket, anunció la agencia meteorológica tailandesa.

El viernes, la tormenta pasó muy cerca, sin llegar a golpearlas, de las turísticas islas de Koh Sumi, Koh Phangan y Koh Tao, muy visitadas en la época de fin de año.

Cientos de turistas seguían bloqueados en esas islas el sábado por la mañana, mientras que el viernes no hubo ni tráfico de ferris ni aéreo en tres aeropuertos regionales, que debían abrir este sábado.

"Algunos de ellos deberían dejar el lugar hoy, con la reapertura del aeropuerto y la reanudación del servicio de ferris", indicó a la AFP el jefe de distrito de Koh Samui, Kittipop Roddon.

"En Samui, no hubo que lamentar víctimas", señaló y agregó que el viento solo "dañó parcialmente a algunas casas".

"Todo ha terminado. Los 10 mil turistas que se quedaron en nuestra isla están seguros", declaró por su parte Krikkrai Songthanee, jefe del distrito de Koh Phangan.

En el continente, a causa de la caída de árboles y de postes, que dañaron la red de electricidad, más de 200 mil hogares se quedaron sin luz en cuatro provincias.

Según el departamento de prevención y reducción de catástrofes, este sábado todavía había 30 mil hogares sin electricidad. Las autoridades no aportaron ningún balance de víctimas.

En la provincia de Pattani, cerca de la frontera con Malasia, un pescador murió el viernes por la mañana cuando regresaba a puerto, a causa del fuerte oleaje, y un miembro de la tripulación sigue desaparecido.

Fuente: AFP

TAGS RELACIONADOS