El (TSJ) imputó este miércoles a un nuevo diputado opositor. Se trata de Rafael Guzmán, a quien acusa de los supuestos delitos de traición a la patria, conspiración, instigación a la insurrección y rebelión civil, por su participación en la denominada , el pasado 30 de abril.

La máxima corte solicitó a la chavista Asamblea Constituyente, que rige el país con poderes absolutos, que despoje al congresista de su inmunidad, lo que ya hizo con los otros diputados señalados de participar en el operativo.

Con la imputación a dicho diputado, el Gobierno de elevó a 15 el número de legisladores procesados por el levantamiento contra el régimen de .

"Con una sentencia ilegal de este TSJ ilegítimo, Maduro continúa en su objetivo de persecución y destrucción de la Asamblea Nacional, pero ningún tribunal de la vergüenza podrá quitarnos la fuerza que nos da el voto de nuestra gente", reaccionó en Twitter el parlamentario imputado.

Guzmán, cuyo paradero se desconoce, afirmó además que los congresistas "seguirán en la lucha" para lograr el "cambio político".

"Maduro y su cúpula hoy no perdonan que desde la Comisión de Finanzas hayamos develado cada una de las mentiras y fracasos económicos del régimen usurpador", subrayó, en referencia a la crisis socioeconómica en Venezuela, la peor de su historia reciente.

La decisión del TSJ ocurre en momentos en que delegados del presidente interino Juan  Guaidó y de Nicolás Maduro mantienen contactos en Oslo bajo mediación de Noruega, para intentar buscar una salida a la pugna por el poder que ambos líderes mantienen desde hace cuatro meses.

De los diputados imputados, el vicepresidente de la Cámara, Edgar Zambrano, fue arrestado y los demás se refugiaron en sedes diplomáticas, huyeron del país o se encuentran en la clandestinidad.

Guaidó ha denunciado esta ofensiva como un intento de "desmontar" el Parlamento, único poder controlado por la oposición, pero anulado por una decisión del máximo tribunal y sustituido en la práctica por la Constituyente.

Aunque el líder opositor fue también despojado de su inmunidad anteriormente, no ha sido acusado judicialmente por el levantamiento.

Estados Unidos, el mayor aliado internacional de Guaidó que mantiene sanciones contra Venezuela y no descarta una opción militar, ha advertido que detenerlo sería "el último error de la dictadura de Maduro".

(Con información de AFP)