Una mezcla de negligencia y azar dejó a una madre de familia entre la vida y la muerte. Carla Silva Meléndez tomó un taxi junto a su pequeña hija de nueve años en para dirigirse al Centro de Lima. Desafortunadamente, mientras el vehículo se desplazaba por la , una pesada piedra le cayó en la cabeza y dejó grave.

El hecho ocurrió a la altura de la playa Barranquito, donde varias rocas se desprenden del acantilado. Producto de ello, Silva terminó con varias fracturas en el cráneo, con complicaciones en el cerebro y un ojo, que la mantienen en la unidad de cuidados intensivos de la clínica Maison de Sante.

Su familia no puede costear la operación de reconstrucción y por ello pide ayuda a la y a la propia clínica, para el traslado al hospital María Auxiliadora. Aunque los funcionarios del municipio dijeron que los ayudarían en lo que fuera posible, indicaron que se trató de un "hecho fortuito". Sin embargo, en el lugar no hay mallas de protección ni ningún tipo de seguridad para detener las piedras.