El brigadier de la Policía Roland Humberto Cabañas fue puesto a disposición del Ministerio Público, (63) el pasado martes cuando cruzaba la cuadra 52 de la avenida Javier Prado, en La Molina.

Según el informe del dosaje etílico, el agente policial se encontraba ebrio y además tenía la licencia de conducir vencida, informó Primera edición.

La prueba de alcoholemia indicó que Cabañas tenía 0,75 gramos de alcohol en la sangre, nivel mayor de lo permitido por el Reglamento Nacional de Tránsito, que señala un máximo de 0,50.

Asimismo, durante su manifestación, el brigadier dijo que había bebido tres vasos de ron con gaseosa en el distrito de Lince. Por su parte, el coronel de la Inspectoría de la Policía Nacional, Ramiro Gálvez, sostuvo que el efectivo será detenido y procesado por el hecho.