Por más de 15 minutos habría estado flotando el cuerpo sin vida de Alex Vilca Martel, un niño de 12 años que, víctima de la negligencia, murió ahogado el último domingo en la piscina del centro campestre "Mesa de Piedra", en Cieneguilla.

El menor vivía solo con su abuela Teresa Capcha, quien contó que Alex le dijo que iría a jugar fulbito con un vecino, quien lo habría llevado al centro recreacional. Una vez allí lo habrían perdido de vista, hasta que un turista vio el cuerpo del menor en la piscina de adultos del establecimiento e intentó salvarlo.

El hecho ocurrió aproximadamente a las 5:30 de la tarde, en medio de las celebraciones por el Día de la Madre. El cuerpo del menor fue trasladado de emergencia a la clínica Montefiori, en donde se confirmó su muerte, ocasionada por un paro cardiorespiratorio.

Doña Teresa culpó al centro recreacional por la muerte del menor. Según testigos, el local no contaba con salvavidas ni con botiquín para primeros auxilios.