(Captura de TV)
(Captura de TV)

Una mala madre fue sorprendida con su bebé de tan solo dos meses de nacido en brazos mientras bebía licor con otros dos sujetos en una calle de .

Bertha Sedano Quispe (35) fue intervenida por los agentes de Serenazgo y opuso resistencia a la hora entregar al menor, inconsciente de que arriesgaba la integridad física de su hijo debido a su evidente estado de ebriedad.

Tras forcejear con los agentes, dos de ellos tomaron a la mujer de los brazos y un tercero logró recuperar el bebé. Posteriormente, la mujer fue trasladada hacia la comisaría del sector, mientras que el niño sería trasladado a un albergue provisional.