Una gran multitud sigue aglomerada en los exteriores de la vivienda del valeroso suboficial , quien fue luego que desapareciera el pasado 12 de abril durante una emboscada narcoterrorista.

Los restos del joven policía de 22 años en su domicilio ubicado en el jirón Chavín de Huántar, en San Martín de Porres.

Vecinos, amigos de la familia y algunas autoridades políticas –como el alcalde de San Martín de Porres, Freddy Ternero– acudieron a la vivienda para expresar sus condolencias y despedir al suboficial Vilca Vega, quien será sepultado hoy a las 3 p.m. en el cementerio Santa Rosa de la Policía Nacional, en Chorrillos.

Asimismo, esta mañana en varios puentes de las vías expresas del Zanjón y Javier Prado varios carteles con el rostro del suboficial abatido en el Cusco.

"Desde el comienzo que fui en busca de mi hijo, siempre fui con la intención de lograrlo. Lo primero que hice fue buscar dos guías que me demostraron que tenían habilidad lo que me fortaleció y me enrumbé a buscar a mi hijo. Al iniciar el rumbo, me acompañaron también dos periodistas. Llegamos a viajar tres horas en carro y cinco o seis horas en caminata hasta llegar a la zona de Laguna", contó Dionisio Vilca en Abre los ojos.

"Lo unico que sugerí a la Policía de que, luego de hacer un análisis, que al ver que la población les tenía miedo y el otro grupo también sentía temor de ellos, la única solución para encontrar a mi hijo era buscar gente nativa para así concretar mi objetivo", añadió el padre del efectivo.